JP Morgan ha vuelto a realizar un movimiento brusco de ida y vuelta en capital de uno los blue chips españoles. La gestora estadounidense ha vendido el 0.3% del grupo textil, y con ello ha reducido su participación desde el 3.19% hasta el 2.89%. Las ventas llegan menos de diez después de que JP Morgan subiera su peso en el mayor valor de la bolsa española hasta el nivel más alto de siempre.

La venta, valorada a precio de mercado en algo más de 300 millones de euros, se ha producido después de que el grupo gallego repartiera el pasado día 2 de noviembre un dividendo bruto de 0.26 euros por acción. En total, Inditex ha desembolsado 810 millones de euros, de los que 480 han ido a parar al bolsillo de su fundador Amancio Ortega.

Con su movimiento, JP Morgan ha replicado la estrategia que ha seguido este año en los dos primeros bancos españoles, Santander y BBVA. En verano, la firma afloró participaciones de más del 3% en las dos entidades que lo convirtieron en el segundo accionista de ambas, sólo superado por otro gigante como BlackRock.

Como ahora en Inditex, los movimientos estaban ligados al pago de dividendo. El 9 de julio, JP Morgan comunicó una participación del 3.76% en BBVA valorada en 2,200 millones de euros. Pero menos de dos semanas después, redujo drásticamente hasta el 1.98 por ciento. Por el camino, el segundo banco español había pagado el primer dividendo a cuenta de los resultados de este año, de 0.0644 euros por acción.

Luego fue el turno del banco que preside Ana Patricia Botín. JP Morgan compró casi 30 millones de acciones y alcanzó el 3.17% del capital, un paquete valorado en 2,850 millones de euros. Pocos días después, se reducía al 2.73%.El banco ya había desembolsado 0.05 euros por acción del primer dividendo a cuenta del año.

Para JP Morgan esta agresiva operación ligada al pago de dividendos de empresas españoles es nueva. Nunca había movido paquetes de acciones tan relevantes en su largo trayectoria en el capital de los grandes valores del mercado nacional.

[email protected]