Las acciones de Grupo Carso, que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), continúan en recuperación, tras haber pérdido el miércoles más de 2% en una reacción del mercado a la conferencia de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, sobre el desplome en la Línea 12.

Los títulos del conglomerado de empresas público, controlado principalmente por la familia Slim, que ayer registraron un ligero repunte, concluyeron las negociaciones con un avance de 0.51% a un precio de 64.93 pesos, comparado con un registro de 65.92 pesos el martes.

Lo anterior significa que a pesar de sus dos días con ganancias, las acciones aún presentan una pérdida de casi un peso o 1.50 por ciento. Eso en el valor por capitalización significa una pérdida de 2,237 millones de pesos, con 2,259 millones 838,282 acciones en circulación.

Grupo Carso y otras dos empresas fueron las encargadas de la construcción de la Línea 12 del Metro, que sufrió el desplome de un puente de concreto cerca de la estación Olivos. Esto dejó un saldo de 26 muertos, al menos 80 heridos y daños multimillonarios en la Ciudad.

El informe preliminar de la firma noruega DNV, que fue contratada para determinar la causa del desplome, en la construcción, informó que se habrían encontrado algunas fallas, como la falta de pernos especiales y soldaduras, y diferentes tipos de concreto en la zona dañada.

jose.rivera@eleconomista.mx