La marejada que sacude a los mercados ha pasado factura también a un peso pesado de la Bolsa española como Telefónica. Las acciones de la compañía de telecomunicaciones perdieron un 13% en 2015, y sólo en lo que va de año, apenas dos semanas y media, ya han caído otro 13 por ciento.

El arranque de 2016 ha agravado las alertas sobre los mercados de commodities y las divisas de los emergentes, unas circunstancias que alcanzan de lleno a Brasil, convertido en uno de los principales mercados de Telefónica.

La cotización de la empresa de telecomunicaciones se ha desinflado al filo del nivel de los 9 euros. Estos descensos abren la puerta a una remontada. Así al menos lo ven los analistas de Goldman Sachs y de Bank of America-Merrill Lynch, si bien discrepan notablemente en su potencial de rebote.

Los más optimistas son los expertos de Goldman Sachs. A pesar de rebajar el precio objetivo desde los 14.5 hasta los 11.4 euros por acción, esta valoración se sitúa un 29% por encima del cierre de ayer.

Menos recorrido ven los analistas de Bank of America-Merrill Lynch. El banco estadounidense ya se mostraba más cauto con anterioridad, cuando fijaba su valoración de Telefónica en 9.1 euros por acción. Ahora eleva este precio hasta los 9.5 euros, apenas un 7% por encima del cierre de ayer, y aconseja infraponderar la inversión en la empresa española.

[email protected]