Las utilidades de JPMorgan Chase & Co se dispararon casi un 400% en el primer trimestre y rebasaron con creces este miércoles las estimaciones del mercado, después de que el mayor banco estadounidense liberó más de 5,000 millones de dólares de sus reservas como provisión por créditos incobrables durante la emergencia del coronavirus.

El banco, ampliamente considerado como un barómetro de la salud de la economía estadounidense, dijo que el gasto de los consumidores en sus negocios había vuelto a los niveles previos a la pandemia y aumentó un 14% en comparación con el primer trimestre de 2019.

Los resultados, ayudados por comparaciones favorables con el mismo periodo del año pasado, también se beneficiaron por un salto del 57% en los ingresos de la banca de inversión.

Si bien JP Morgan sufrió una baja de sus ganancias el año pasado con los efectos económicos de la pandemia, los inversores se muestran optimistas en volver a la normalidad en 2021, con una recuperación apoyada en el plan de estímulo de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden y en la distribución de vacunas contra el Covid-19.

"Creemos que la economía (de Estados Unidos) tiene el potencial de crecimiento extremadamente robusto por varios años", dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Jamie Dimon, en un comunicado. "Nuestras reservas crediticias de 26,000 millones de dólares son apropiadas y prudentes, considerando todos los aspectos".

Las ganancias netas del banco aumentaron a 14,300 millones de dólares, o 4.50 dólares por acción, en el trimestre finalizado el 31 de marzo; desde 2,900 millones de dólares, o 78 centavos por acción, reportados en igual periodo del 2020.

Los analistas, en promedio, esperaban ganancias de 3,10 dólares por acción, según Refinitiv.

Los ingresos se dispararon un 14% a 33,100 millones de dólares.

JPMorgan cambió su panorama para el año, argumentando que sus gastos serían mayores a lo previsto y que las ganancias netas disminuirán. Los gastos derivados de ingresos subieron en el primer trimestre, pero las tasas de interés se mantuvieron en mínimos históricos.

Las acciones del banco caían 0.7% en las operaciones previas a la apertura de la bolsa en Nueva York.