Casas geo regresó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores el 16 de diciembre pasado y a la fecha el precio de la acción ha tenido un ligero avance de 1.34% y poca bursatilidad.

Juan Carlos Braniff, director elegido por la nueva administración, destaca que después de estar dos años en coma, sacamos a la empresa, la propia gente se tardó un mes en reaccionar, luego vino Semana Santa, semana de Pascua, fue un trimestre con un mes menos.

Tenemos que probarle al mercado que estamos vendiendo, que estamos cobrando, que tenemos una estructura de costos adecuada, que los proyectos se están ejerciendo y en la medida en que esto suceda, la acción se va a empezar a mover , añade.

El exbanquero y director de un fondo de capital privado explica que busca restablecer el vínculo de confianza entre el banco y en mánager de la nueva compañía. La banca, agrega, le da un gran valor al cambio de mánager, el beneficio de la duda, muchos de ellos nos conocen personalmente .

La banca comercial le está prestando a GEO; la empresa tiene una línea de financiamiento puente por 800 millones de pesos de varias instituciones como Banco Inmobiliario Mexicano y Ve por Más, pero todos con garantía uno a uno. Banorte, que es el principal acreedor de la desarrolladora de vivienda y ahora el principal accionista, tiene créditos puente y Sólida tiene un banco de tierra que aporta para el desarrollo de viviendas. Además, Santander, HSBC, Banamex y otras instituciones le darán crédito a la empresa.

En entrevista, Braniff destaca que la solución para sacar adelante a la empresa será reportar adecuadamente, no tener deuda fuera del balance, transparencia, adelgazar a la empresa y un buen gobierno corporativo.

El directivo desconoce el destino de las acciones de la nueva Geo; durante la reestructura de la compañía, el fondo Capital Inmobiliario, que dirigía Braniff, aportó 500 millones de pesos, Banorte 3,000 millones de pesos y acreedores, como otros bancos y tenedores de bonos tienen acciones o tendrán derecho de intercambiar su deuda por los títulos de la empresa en el futuro.

Banorte tiene poco más de 50%, los tenedores de warrants podrán ejercer en cierto nivel su derecho, Capital Inmobiliario tiene 10% de la empresa y yo diría que 15% está entre bancos y bonistas , explica.

Eficiencia operativa

Juan Carlos Braniff está convencido de que los problemas que tuvo Geo no fueron por el cambio de política de vivienda del gobierno federal.

Afirma que cuando una empresa tiene una deuda mayor a 36,000 millones de pesos, el problema es interno.

Su trabajo es adelgazar a la empresa: Geo vende carros, lotes comerciales, locales, terrenos, que no son parte del negocio estratégico. Y ejemplifica: Geo Max tenía 1,100 maquinas entre concretaras, bloqueras, retroexcavadoras, tractores, etcétera, se venderán 1,000 y se quedarán con 100. La compañía ya no realizará la urbanización de los proyectos y reducirá su personal de campo, de ventas y administrativo para ser más eficiente.

La nueva administración busca que la deuda para finales de año sea de 7,600 millones de pesos, a partir de reestructuras, de eficiencias. GEO tiene una deuda por 50 millones de dólares que será pagada en parte con la venta de las maquinas que se comercializarán.

Al momento en que nosotros vendemos una casa, pagamos parte del crédito; se busca comercializar 6,100 casas que nos ayudarán a pagar las deudas, la venta de activos no estratégicos , detalla el directivo.

Recibiremos entre 18 o 20 millones de dólares por la venta de las máquinas. Nosotros necesitamos obsesivamente bajar esos 50 millones de dólares, no somos una compañía productora de dólares, no exportamos casas. Entonces, necesitamos reducir dramáticamente esa deuda , destaca el directivo. Finalmente, Braniff acepta que acudir a los mercados a emitir un bono está muy lejos; primero tienen que demostrar la nueva cara de la que fuera la mayor constructora de vivienda del país.

La remodelación de Geo

Cambios en el sector de la vivienda, como un nuevo Plan Nacional de Vivienda y una reorientación de los subsidios, llevaron a constructoras como Geo a una reestructura que inició en el 2013 y, tres años después, está terminando.

Durante el primer trimestre del 2016, Geo reanudó sus operaciones concentrándose en la eficiencia del capital, la implementación de nuestro compromiso financiero y en recobrar la confianza de nuestro equipo , dijo Juan Carlos Braniff, director general de Geo, en conferencia con inversionistas.

El directivo hizo hincapié en la reestructura de la compañía, en la reactivación de 34 proyectos, en su fuerza de ventas de más de 370 personas y en proyecciones que superan las expectativas de la empresa, como la de finalizar el año 25% arriba de las 4,900 unidades vendidas que se planearon inicialmente.

Lo que sigue es seguir trabajando (en) temas como la capitalización exitosa y la reestructura financiera que terminamos. Fue un trabajo muy arduo y hoy estamos llegando a un final , dijo Juan José Gaona, el encargado de Relación con Inversionistas de GEO.

Año de cambios

Los cambios seguirán en el 2016 y el 2017, ya que las vivienderas apenas salieron adelante en el proceso de reestructura y ahora se van a enfocar a lo que sabían hacer: desarrollar viviendas , explicó Marco Medina, analista de Ve por Más.

Empresas como Geo retomarán los proyectos que se habían quedado estancados y, ahora que cuentan con recursos, van a iniciar nuevos proyectos, con terrenos que ya tienen, con la intención de llegar a nuevos mercados , dijo el analista.

Geo presentó en la última semana de abril su reporte financiero de los tres primeros meses del 2016 y, aunque hay una disminución de 23% en sus ingresos totales, en el flujo operativo y utilidad neta la viviendera pasó de números rojos a tener otra vez ganancias.

En la primera cotización de mayo, los títulos de Geo avanzaron 4%, para ubicarse en 9.86 pesos por acción.

La remodelación de Geo luce sólida, aunque la recuperación del sector de la vivienda es frágil, según analistas. (Redacción)

[email protected]