Grupo Cementos de Chihuahua está explorando opciones para fusiones y adquisiciones en distintos mercados, especialmente en Estados Unidos.

“En términos de crecimiento en EU estamos buscando activamente expansiones, fusiones y adquisiciones y eso no necesariamente excluye completamente que no pudiéramos ampliarnos a través de capex especial”, dijo el director de la compañía, Enrique Escalante, en conferencia con analistas.

Al cuarto trimestre del 2018, la empresa cuenta con una caja de 251.8 millones de dólares, según su último reporte financiero. Es una de las 35 firmas más bursátiles en el país, por lo que forma parte del S&P/BMV IPC desde septiembre.

Las acciones de la cementera acumulan una ganancia de 5.54% en lo que va del 2019 y, según el consenso del mercado, tienen un precio objetivo de 142.5 pesos por acción para el final del año, esto es un rendimiento potencial de 34.43% respecto a su cierre el martes de 106 pesos por papel, en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), con datos de Thomson Reuters.

Aunque, según Francisco Suárez, analista de Scotiabank Global Banking and Markets, sus papeles podrían llegar hasta 170 pesos por título al final del 2019, equivalente a un rendimiento potencial de 60.37 por ciento.

En esta evaluación de oportunidades ya han dejado pasar algunas porque no creían que se ajustara a su estrategia media en términos de valores sobre apalancamiento, comentó Enrique Escalante.

En junio, la empresa concretó la compra de la planta de cemento Trident en Three Forks Montana, con una capacidad de 315,000 toneladas métricas por 107.5 millones.

Para el periodo de octubre a diciembre del 2018, la empresa reportó resultados menores a los estimados, con ingresos por 206 millones de dólares, 4% menores que el mismo periodo del año anterior, y una caída de 17% en EBITDA, a 57 millones de dólares, afectada por gastos extraordinarios.

[email protected]