Durante el presente año, el mercado cambiario le apuesta a un fortalecimiento del dólar estadounidense, lo que repercutirá en el peso. Las razones provienen principalmente del robustecimiento de la economía de Estados Unidos.

El presidente estadounidense Joe Biden, anunció un programa de apoyo por más de 2 billones de dólares y un programa de infraestructura por más de 3 billones de dólares en inversión para reactivar la economía afectada por la pandemia del Covid-19

En el Chicago Mercantile Exchange (CME) los contratos netos especulativos contra el peso ascendieron a 15,100 posiciones, lo que indica que la moneda mexicana podría mantenerse a la baja frente al dólar, en el corto plazo. 

Este año comenzó con 8,200 contratos en contra del peso en el CME y a la fecha han aumentado 84%, una diferencia de 6,900 en apenas tres meses.

En febrero, la tendencia a la baja se profundizó y pasó de 1,000 contratos en contra de la divisa mexicana hasta un mínimo de 29,500 contratos.   

Eduardo Lecuona, presidente de Intercam, uno de los bancos más especializados en tipo de cambio, recordó que el peso mexicano es de las monedas más operadas en el mundo y es por eso su alta volatilidad. “No solo lo que pasa en México le afecta al peso”, comentó en entrevista. 

El experto detalló que lo que dirige al peso, es el comportamiento del dólar en los mercados internacionales. El dólar se revalúa, el peso se devalúa y viceversa.

“La economía de Estados Unidos se fortalecerá y eso debilita a todas las otras monedas. Podemos esperar movernos hasta 21-22 pesos por dólar, que volver a las 19 unidades por billete verde”, comentó Lecuona. 

Julio Escandón, director general de Banco Base, especializado en tipo de cambio, detalló que la recomendación a sus clientes es cubrir sus necesidades en dólares, pero no para ganarle al mercado, no para especular. 

“Estamos recomendando coberturas de corto plazo, ya las de largo plazo no sirven por el ambiente de volatilidad, una cobertura de máximo tres meses”, y recomendó la diversificación a sus clientes. 

El directivo del banco regiomontano detalló que las oportunidades dependen de la posición del cliente, si tiene dólares y está caro que aproveche porque puede bajar, aunque no se ha visto por un tiempo. 

Escandón fue enfático en recomendar a sus clientes que la tesorería de la empresa no especule para ganarle al mercado, sino para proteger sus transacciones futuras. 

El 2021 en contra del peso

El peso, en lo que va del año, se deprecia 1.18% frente al dólar y a la fecha se vende en 20.1850 unidades por billete verde, 23.50 centavos respecto a los 19.9500 pesos en que inició el 2021. 

Para este año los analistas encuestados por el Banco de México tienen una expectativa de que el tipo de cambio llegue a 21.90 pesos por dólar.  

“Esperaríamos para finales del año, un tipo de cambio entre los 20.50 a 22.5 unidades por dólar”, pronosticó Eduardo Lecuona.

Julio Escandón pronosticó que el peso oscilará este año entre los 20 y 21 unidades por dólar, incluso podría bajar de las 20 unidades por la moneda de Estados Unidos.

Los expertos encuestados por Citibanamex estiman que el peso al cierre del 2021, se ubicará en 20.50 unidades por dólar. 

James Salazar, subdirector de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco, comentó que el manejo de la pandemia, así como la política monetaria en Estados Unidos serán elementos que podrían presionar a la moneda mexicana, además de situaciones internas como las iniciativas de reforma a la industria eléctrica y el tema electoral del próximo 6 de junio.

“Se ha visto una recuperación generalizada del dólar frente a la mayoría de las monedas, el peso siempre es una de las monedas más afectadas.

Aunque, los números negativos no necesariamente son muy malos, sólo es una percepción de que se pudiera depreciar más, pero no de una forma tan alarmante”.  

Carlos Hernández, analista bursátil en Casa de Bolsa Masari, dijo que “ahora las posiciones especulativas en Chicago sugieren depreciación en el peso, teniendo en cuenta que son posiciones cortas, influenciado por el fortalecimiento que ha tenido el dólar en los mercados cambiarios aunado a perspectivas de los inversionistas”.  

Aclaró que “en el corto plazo podría bajar la volatilidad hasta que se tengan mayores datos concisos de inflación en México y Estados Unidos.

“Posteriormente, podría venir un período de refortalecimiento del dólar en los mercados cambiarios. También a mediados de año se visualiza mayor volatilidad derivado de las elecciones a nivel federal”.

ariel.mendez@eleconomista.mx