Berlín.- La Comisión Europea (CE) decidió hoy vetar la fusión de las dos operadoras bursátiles NYSE Euronext de Nueva York y Deutsche Boerse AG de Francfort al considerar que dañaría la competencia en el sector de comercio de derivados financieros.

La fusión dificultaría de manera considerable la competencia , según el juicio de la CE tal y como informó la bolsa de Francfort, y no es compatible con el mercado comunitario .

Si bien las autoridades estadunidenses ya habían acordado su visto bueno a la operación, las compañías manifestaron sus temores acerca de la disposición de las autoridades europeas para permitir el proyecto.

Las dudas se convirtieron casi en certezas luego que los comisarios de Estados Unidos expresaran públicamente, la semana pasada, sus dudas acerca de la fusión, en particular por lo que tiene que ver con el negocio de los derivados.

La fusión habría conducido a un casi monopolio. Estos mercados están en el corazón del sistema financiero, y es vital para toda la economía europea que sigan siendo competitivos , justificó en rueda de prensa el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.

Al parecer, no se enfrentó a una oposición significativa por parte de otros comisionados de la UE a su propuesta de bloquear el acuerdo.

Ambas operadoras anunciaron su fusión con la promesa de convertirse en la plaza más grande del mundo, con un beneficio y capitalización bursátil, responsable de más del 90 por ciento del comercio global de derivados europeos, y que pudiese competir con Asia y América.

Cuando anunciaron su acuerdo, en febrero de 2011, las dos bolsas estimaban que podrían alcanzar una facturación conjunta de cinco mil 400 millones de dólares y un beneficio de dos mil 700 millones de dólares.

NYSE y Deutsche Boerse apelaron este mes directamente al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en un intento de salvar la fusión y sostuvieron que una prohibición de la Unión Europea perjudicaría a las bolsas europeas.

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) autorizó el pasado 19 de enero los términos de la fusión al considerar que no dificultará la competencia, pero advirtió que la fusión quedaría pendiente hasta que acabaran de decidirse las condiciones.

Para Reto Francioni, presidente de Deutsche Boerse, esta es la tercera fusión que fracasa en los últimos años: ahora deberá intentar imponer su operadora sola en el mercado.

Es este un día negro para Europa y su futura competitividad , escribió la bolsa alemana en un comunicado, y añadió que el juicio de la CE se basa en una definición del Mercado alejada de la realidad .

RDS