Los fondos de pensiones y los grandes manejadores globales de activos tienen más que nunca el mandato de integrar con mayor profundidad los criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en sus decisiones de inversión, así como promover la implementación de mejores informe de sostenibilidad, sostuvo Dariush Yazdani, Líder del AM Market Research Centre en  PwC Luxemburgo.

Durante su participación en el Seminario “Inversiones Responsables”, organizado por la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), explicó que los fondos de pensiones públicos y privados opinan que la convergencia entre inversiones ASG y no ASG ocurrirá en el 2022 y actualmente el tema del rendimiento ya no es un problema como en el pasado.

Pero en esta convergencia creen que también se dará un aumento en los requisitos regulatorios sobre los informes ESG y será necesario aumentar los requisitos regulatorios en los informes que soliciten.

En este marco, la Amafore, integrada por las 10 Administradoras de Ahorro para el Retiro (Afores), creó un subcomité de Inversiones Responsables, el cual estará coordinado por Gabriela Luna Zambrano.

Este grupo tiene como uno de sus objetivos principales impulsar a México en el fortalecimiento de políticas de finanzas sustentables.

Bajo esta perspectiva las Afores reafirmaron su compromiso para que durante el próximo año ya incluyan en sus portafolios de inversión proyectos con características ambientales, sociales y de gobernanza, lo que será un mayor catalizador para este mercado que cada vez cobra relevancia en el mundo.

Como contexto, Alba Aguilar Priego, directora del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV), dio cifras sobre la actividad en el 2020 del mercado de emisiones etiquetadas.

Dijo que se acumularon más de 50,000 millones de pesos en emisiones con etiquetas ASG, en el que se incluye el primer bono soberano del gobierno federal emitido en euros, además de un primer bono social emitido por FIRA, entre otras acciones.

Los especialistas coincidieron en que las estrategias ASG son prácticas que permanecerán en los modelos de negocios de los fondos de inversión, afores y empresas en general, entrando por completo en la “era del desarrollo sostenible”, para alinearse a la agenda del G20 en temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Crece el interés

Durante el evento, María Ariza García, directora general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), comentó que existe un creciente interés por parte de los inversionistas hacia los diferentes instrumentos de flujo de capital que tengan impacto ASG,

“De acuerdo con el Global Impact Investing Network, en el 2018 había prácticamente 228 billones de dólares asignados a emisiones de impacto ASG, y a la fecha, esta cartera supera los 502 billones de dólares, se ha más que duplicado el interés de este tipo de emisiones”, indicó.

La directora de la segunda Bolsa de Valores de México, reiteró que las empresas deben avanzar hacia estrategias ASG ya que, de acuerdo con una encuesta de PriceWaterhouseCooper, entre el 80 y 90% de los fondos de pensiones globales piensan dejar de invertir en empresas que no tengan acciones de ASG.

Durante el seminario, grandes manejadores de activos como Amundi, BlackRock, Natixis y Vanguard destacaron que están viendo una creciente demanda mundial por productos con un enfoque ASG y la pandemia causó un mayor interés por emisiones sostenibles.

termometro.economico@eleconomista.mx