El banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) busca refinanciar bonos carreteros del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), que vencen en el 2021,el  2022 y el 2023, afirmó Sergio Forte Gómez.

El director general adjunto del banco de desarrollo comentó que tienen vencimientos del fondo cercanos a entre 20,000 y 30,000 millones de pesos.

“Los bonos están en Udis, y tenemos vencimientos en dos, tres y cuatro años, y en este momento estamos estudiando cómo los vamos a refinanciar”, comentó en entrevista el funcionario público.

Después de comentar que no es una preocupación para Banobras la deuda del Fonadin, sino una ocupación, detalló que se les amplió la concesión de las carreteras por 30 años, lo que les da margen de operación.

“Vamos a evitar que lleguemos al día de la liquidación sin tener el tema resuelto”, afirmó.

Abultados pasivos

La deuda del Fonadin asciende a 270,000 millones de pesos al segundo trimestre del 2019. El pasivo se compone principalmente por pagarés de indemnización carretera (PIC)

La red de vías de comunicación en manos del gobierno, que es la más grande del país, cuenta con 52 carreteras, con más de 4,222 kilómetros de longitud.

De acuerdo con Banobras, la deuda del Fonadin está distribuida en tres instrumentos: PIC, refinanciamientos bursátiles y deuda por 26,000 millones de pesos con el mismo banco.

Sergio Forte dijo que se planea reestructurar los pasivos del fideicomiso: “Se busca bajar las tasas de interés y mejorar el perfil de los vencimientos. Lo estamos determinando, pero buscamos amortizar el perfil de la deuda, hacerlo más chato y evitar los picos que tenemos en el 2021, el 2022 y el 2023”.

El Fonadin se creó a partir de dos fideicomisos que formó el gobierno federal, el Fondo de Inversión en Infraestructura y el Fideicomiso de Apoyo para el Rescate de Autopistas Concesionadas. A partir de 1997, el gobierno federal asumió los pasivos de los tramos carreteros rescatados.

Se le cuestionó al director general adjunto del banco de desarrollo de infraestructura sobre la viabilidad de las carreteras. “Son rentables”, respondió. Sin embargo, especificó que existen apoyos no recuperables para proyectos de agua, transporte y carreteras que provienen del excedente de las cuotas de paga.

Este año se tendrán cerca de 5,000 millones de pesos de remanentes que se destinarán a proyectos de infraestructura, agregó. “Puede ser ambigua mi respuesta, pero también hacemos libramientos, viaductos y conservación de carreteras, para hacerlas más eficientes”, comentó.

Al referirse al valor de las carreteras en poder del Fonadin, el funcionario comentó que no se ha actualizado el valor de las vías, pero que en parámetros conservadores valen alrededor de 300,000 millones de pesos, aunque su valor podría ser mayor.

Opacidad

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en la Cuenta Pública 2017 las cifras del Fonadin sobre activos, pasivos y patrimonio registran opacidad en la rendición de cuentas del fideicomiso.

Incluso destacó que el gobierno federal no considera los pasivos del Fonadin como deuda pública, y no existe un plan para pagar el adeudo del fideicomiso.

De acuerdo con el documento, liberado en los primeros meses del 2019, la ASF detalló que el Fonadin considera bursatilizar, para cubrir la deuda de corto plazo, ingresos futuros de los tramos carreteros gradualmente, lo que evita que la deuda disminuya, sino que es únicamente sustituida.

De acuerdo con el órgano de fiscalización de la Cámara de Diputados, entre el 2018 y el 2033 la deuda bursátil ascendería a aproximadamente 351,969 millones de pesos.

Sergio Forte explicó que el Fonadin recibe anualmente en promedio 30,000 millones de pesos de ingresos, lo que alcanza para mantener las carreteras, modernizarlas y pagar parte de los bonos.

Dijo que uno de los trabajos pendientes del Bancomext es hacer un levantamiento en el mercado y visitar a los tenedores de los bonos que calcula que estén en manos de afores, sociedades de inversión, banca privada e inversionistas extranjeros.

Rechaza buscar un Fibra E

De acuerdo con el funcionario, no existe la posibilidad de crear un instrumento bursátil tal como un Fibra E, poner los activos carreteros y venderlo al mercado. “No está en el escenario”, explicó.

Cuestionado sobre la creación de un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD), el funcionario público recordó que el Fonadin, en lugar de hacer inversiones directas en proyectos de infraestructura, lo hace a través de fondos de capital privado.

La decisión de política pública se debe a que se busca desarrollar el mercado bursátil en México, y a partir de ello se decidió participar en 21 diversas sociedades, a través de 16 CKDs, o por medio de un fibra, entre otros instrumentos estructurados, aclaró el funcionario .

“Tratamos como política desarrollar el mercado bursátil nacional con participaciones minoritarias que nos aseguren el desarrollo del mercado y tener mejores prácticas internacionales”, agregó.

Dijo que se ha ayudado a que se adopten criterios de inversión responsable, mejora de ambiente, sociales y de gobernanza.

Finalmente, explicó que el Fonadin no lanza instrumentos al mercado, pero si un administrador de fondos ofrece un producto, se les consulta de manera formal, como a cualquier otro inversionista, y se determina si participar o no.

eduardo.huerta@eleconomista.mx