Como muestra, en muchos casos no basta un botón; por eso se presenta un conjunto de cinco casos emblemáticos de organizaciones empresariales que se han visto afectadas en sus ingresos y gastos por el impacto del tipo de cambio. En algunos de los casos las ganancias se han visto reducidas de manera considerable.

CASO 1

En el primer trimestre del 2009, la devaluación del peso mexicano aplicada a la deuda neta de Coca-Cola FEMSA, denominada en dólares, provocó que su utilidad neta cayera 18.1% (1,327 millones de pesos) a pesar de que sus ventas aumentaron 30.5% (22,526 millones de pesos).

CASO 2

En el 2007 América Móvil reportó ganancias por 2,463 millones de pesos, derivadas del tipo de cambio; en tanto que en el 2008 reportó pérdidas por 13,686 millones de pesos, y en el 2009 reportó ganancias por 4,557 millones de pesos.

Asimismo, en el 2009 la compañía reconoció pérdidas por 732 millones de pesos en el valor justo de sus derivados.

CASO 3

De acuerdo con Alfa, una devaluación significativa del peso frente al dólar podría afectar su liquidez y su situación financiera, por ello ha tratado de atenuar el riesgo del tipo de cambio a través de mantener una relación positiva entre los activos en dólares que generan ingresos en dólares o relacionados con ellos y sus pasivos en dólares.

CASO 4

En el 2008, Herdez incurrió en una pérdida cambiaria consolidada de 845 millones de pesos, ya que la compañía y sus subsidiarias no tenían contratada cobertura alguna contra riesgos cambiarios.

CASO 5

Dada la fuerte devaluación del peso frente al dólar que se registró entre el 2008 y el 2009, Mexichem optó por cubrir una parte del riesgo asociado con las fluctuaciones en el tipo de cambio entre ambas monedas, utilizando contratos de cobertura de divisas (swaps).