Las familias más ricas del mundo apostaron por las inversiones en acciones tras el desplome en el mercado durante marzo, logrando en mayo rendimientos atractivos, según reveló el más reciente Reporte Global de Family Office de UBS, un banco privado y de inversión con sede en Zurich, Suiza.

“Registramos récords en préstamos durante mediados de marzo y abril de diversas oficinas de familia que después fueron al mercado, por ejemplo, compraron acciones estadounidenses, pero no compraron 50 millones de dólares. Compraron hasta más de 1,000 millones de dólares para rebalancear. Y ganaron mucho dinero”, dijo a Reuters Josef Stadler, jefe a nivel mundial de oficinas familiares de UBS.

Alejandro Vélez, jefe de Global Family Office LatAm de UBS dijo en entrevista que para este estudio, que se realizó en conjunto con UBS Evidence Latam, se entrevistaron a 120 oficinas familiares en el mundo con una riqueza promedio individual de 1,600 millones de dólares, “más alta que nunca”.

A principios de 2020 eran cautelosamente optimistas sobre el rendimiento del mercado, casi el 70% no planeaba cambiar la asignación de activos durante el 2020”, dijo Velez.

Isadora Pereira, de UBS Evidence Lab comentó que alrededor de 55% de las oficinas familiares debió hacer rebalanceos durante el crash bursátil de marzo, sin embargo, varios aprovecharon su liquidez existente para tomar posiciones en el mercado público. Dos tercios de las oficinas familiares invirtieron hasta 15% de su portafolio de manera táctica, según el estudio de la firma suiza.

“UBS siempre fue catalogado de ser un banco muy conservador, pero con la oportunidad a nuestros clientes para comprar acciones a un precio 20 o 30% más bajo que la semana anterior o que el mes anterior y con buen respaldo, nos sentíamos muy cómodo y hemos podido ganar aún más”, expresó Vélez.

El estudio se realizó durante febrero, sin embargo durante mayo se realizó una nueva encuesta para incorporar el impacto de la pandemia en la gestión del patrimonio de las familias más ricas del mundo.

Vélez expresó que el apetito hacia acciones se dirigió principalmente a Asia, “fue extraordinario, y quizá por la forma en que ha manejado su proceso y el número limitado de casos que hemos visto comparado con el resto del mundo, ha hecho que mucho dinero de las family office vaya a ser invertido en Asia. Globalmente hemos visto dinero fluyendo a mercados emergentes, aunque no necesariamente Latinoamericanos”, dijo.

Vélez relató que incluso en el primer trimestre del año estas oficinas familiares tuvieron un buen desempeño, pues a pesar de que se estaba en el corazón de la pandemia, la diferencia entre el máximo previo y su mínimo retorno (drawdown) fue de 15%, un mejor desempeño que distintos fondos de inversión.

Al cierre del 2019, la asignación de inversiones de las oficinales familiares consistió en 59% en activos tradicionales, con 23 puntos porcentuales de acciones de mercados desarrollados y 6 pp de mercados emergentes, 17 pp en renta fija y 13 pp en efectivo. El resto en instrumentos alternativos, en metales preciosos y artes y antigüedades.

Quieren tomar utilidades

Con algunos mercados accionarios ganando hasta 30% desde su mínimo del año, las familias más ricas ahora buscan deshacerse de las posiciones tomadas, según un informe de Reuters, a quien Josef Stadler expresó que ahora buscan sacar flujos de las acciones hacia activos menos líquidos y privados, como en capital privado y sector inmobiliario, o hacer acuerdos estratégicos y corporativos.

Según el  estudio “Mapping the location and assets of the Family Office Industry” de  FINTRX, en el mundo existen entre 3,500 y 5,000 oficinas familiares, y el 66% se localizan en Estados Unidos y Canadá, el 25% en Europa, un 5% en Asia y un 4% en el resto de los países, considerando una riqueza promedio de 100 millones de dólares por familia. (Con información de agencias)

claudia.tejeda@eleconomista.mx