Las empresas del sector de la construcción, infraestructura y consumo, algunas de ellas cotizan en el mercado bursátil mexicano, podrían ser las más beneficiadas con la inversión prevista en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación del 2022, la cual fue entregada este miércoles a la Cámara de Diputados, explicaron especialistas.

“Si se aprueba el gasto de inversión propuesta para el 2022, las empresas de infraestructura y construcción probablemente se verán beneficiadas si efectivamente se ejecutan los proyectos adicionales a los emblemáticos”, descrito Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil en Casa de Bolsa Monex.

Destacó que debido a que buena parte del gasto para el próximo año estará destinado a programas sociales, firmas del sector de consumo podrían ser, en cierta medida, favorecidas.

Entre las emisoras de este sector se pueden citar a la panificadora Grupo Bimbo, Grupo Herdez o a las cadenas de tiendas de autoservicio como Walmart de México y Centroamérica o a Soriana.

Jacobo Rodríguez, director de Análisis Financiero en Black Wallstreet Capital (BWC), coincidió en el hecho de que las empresas más beneficiadas son las del sector de materiales. “El paquete económico para el siguiente año contiene los proyectos insignia de la administración actual y otros muy regionales, por lo que empresas como Cementos Mexicanos (Cemex) y GCC (antes Grupo Cementos de Chihuahua) se verían beneficiadas por el aumento de la demanda de sus productos”.

Carlos González señaló que todavía no queda del todo claro de dónde vienen los nuevos proyectos, puesto que algunos ya se han venido desarrollando y no estarían generando mayor productividad a lo que actualmente se tiene previsto.

Ejemplo de ello son los proyectos emblemáticos de la administración, prosiguió el directivo en Monex, los cuales han sido considerados poco productivos o poco rentables, en ese sentido, no se vería mayor impacto en el crecimiento económico, al estar generando mayores ingresos o más empleos.

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2022 indica que se le prioridad a la inversión física para reactivar la economía, por lo que se estima destinar 640,042 millones de pesos del gasto en infraestructura, sobre todo en las regiones más rezagadas.

Además, busca "asegurar el avance y la conclusión oportuna" de los proyectos de infraestructura estratégica, como el Tren Maya, el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, la Refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

En dichos proyectos se prevén destinar más de 129,000 millones de pesos el próximo año, en caso de ser aprobado el paquete económico. Para el Tren Maya se ha solicitado 62,942 millones de pesos. Mientras que para el Istmo de Tehuantepec se han pedido recursos por 10,000 millones de pesos en el presupuesto. Para el aeropuerto Felipe Ángeles se proponen ingresos por 11,450 millones de pesos.

Más crecimiento beneficia a empresas y a la Bolsa

Los especialistas explicaron que al contemplarse el crecimiento del 4.1% en la economía del país para el próximo año, un rango mayor al estimado por el mercado, no solo beneficia a las empresas, sino también se refleja en la actividad del mercado de valores del país.

“El mercado está tomando muy bien el paquete económico por el crecimiento económico proyectado para este año por arriba del 6.0% y del 4.1% para 2022. Esto es una buena noticia para todos y los mercados no son la excepción, pues con una economía más activa las empresas van a necesitar aún más financiamiento para retomar planes de crecimiento, proyectos de construcción o infraestructura”, explicó José-Oriol Bosh, director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Abundó que la Bolsa es una de las fuentes más importantes de financiamiento en México, por lo que un mayor crecimiento económico “beneficia a los mexicanos y a las empresas”.

No obstante, los especialistas consideraron que el aumento en la economía previsto para el 2022 es “optimista”.

“El paquete económico considera un crecimiento algo optimista porque el consenso del mercado estima un aumento del 2.9%, dijo el director de Análisis y Estrategia Bursátil en Casa de Bolsa Monex.

Aunque el paquete es positivo, prosiguió, si no se cumplen los estimados podría causar algunos ajustes.

Destacó que debido a que no hay nuevos aumentos de impuestos, esto ayudará a mantener los niveles del consumo, sobre todo en un escenario en donde la activación económica ha estado poco lenta.

“Me parece que los mercados lo que podría estar considerando es el hecho de que se mantienen las finanzas públicas sanas, la deuda como proporción del PIB en 51% que es manejable, lo cual disminuye las probabilidades de una eventual disminución en la calificación crediticia en el país. También hay una disminución en la carga fiscal para Pemex”, explicó Carlos González.

Jacobo Rodríguez dijo que el hecho de que una economía crezca a un buen ritmo beneficia a las empresas en Bolsa. “Hay una relación muy directa entre la situación económica de un país y el comportamiento del mercado de valores”, subrayó.

También consideró que 4.1% de crecimiento económico proyectado para el próximo año  “es optimista”, ya que hay un margen muy estrecho de maniobra para que se pueda alcanzar ese objetivo, señaló el especialista de BWC, quien dijo que su  estimado  para la economía nacional se ubica  en alrededor del 3.5% para el 2022.

judith.santiago@eleconomista.mx