Fibra hotel (FIHO) llevó a cabo la emisión de bonos por 2,500 millones de pesos en la Bolsa Institucional de Valores (Biva) para refinanciar sus pasivos con costo, dijo Simón Galante, director general del fideicomiso hotelero.

Al celebrar la colocación de los títulos de deuda en la Biva, el directivo aseguró que la emisión fue exitosa porque recibió una demanda de 1.5% sobre el monto recaudado, ello a pesar de la incertidumbre en el mercado financiero, un entorno de bajo crecimiento económico en México y la desaceleración en el segmento de viajes de negocios.

Los papeles se colocaron a un plazo de 10 años y a una tasa de interés de 8.83%, esto fue 1.99% por arriba de lo que pagan los bonos de gobierno con la misma vigencia.

En la oferta participaron cuatro administradoras de fondos para el retiro (afores).

“El uso de los recursos es básicamente para reordenar nuestros vencimientos a más largo plazo y para darle más certidumbre a nuestras finanzas al tener una tasa cierta en ocho, nueve y 10 años, que es cuando tenemos que pagar los recursos”, dijo Simón Galante.

La emisión no significa más deuda para el fibra, sino ahorros en el costo de sus pasivos por cerca de 100 puntos básicos y mayor plazo de vencimiento, aseguraron directivos en conferencia.

En este tenor, Edouard Boudrant, director de Finanzas de FIHO, adelantó que han refinanciado 2,100 millones de pesos de sus pasivos totales, los cuales ascendieron a 4,067 millones de pesos al tercer trimestre del año, con un costo financiero de 98.7 millones de pesos. Con ello, se están preparando para “cualquier situación que pueda pasar en México”.

Simón Galante dijo que ahora han pasado a una etapa de estabilización de sus 86 hoteles, enfocándose 100% en mejorar la operación del portafolio para ser más eficientes, por lo que descartó hacer alguna adquisición en el corto plazo, aunque siempre están analizando oportunidades de inversión.

Crecimiento

El fibra pondrá en operación el próximo mes un hotel bajo la marca Fiesta Americana ubicado en la zona del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, con una oferta de 260 habitaciones.

“Estamos muy atentos a lo que está pasando en la economía mexicana, sobre todo en los 12 últimos meses porque anteriormente hemos tenido ciclo bastante importante con crecimiento orgánico de doble dígito y ahora en este ciclo ha bajado. Nos estamos dedicando 100% en mejorar la operación del portafolio para ser más eficiente en este entorno que se está volviendo más complicado”, aseguró el encargado de las Finanzas del fibra hotelero.

A pesar de la caída en el nicho de viajeros de negocios e internacionales, los directivos aseguraron que la ocupación de sus hoteles se mantiene estable, con una tasa de 66% que es un porcentaje positivo para esta división, por lo que el impacto está más del lado de la tarifa que de la ocupación.

“Nuestros hoteles han resistido al entorno de bajo crecimiento económico del país. La debilidad de la demanda está en la zona de el Bajío y en  Puebla, pero en Monterrey está más fuerte y está repuntando la frontera norte del país.

“Estamos diversificados por eso, es decir, si en una zona cae la demanda, otra repunta. Esa situación, lo que nos permite es tener una tasa de ocupación balanceada”, agregó Boudrant.

[email protected]