El euro operaba el lunes cerca de mínimos de tres años por el temor de los inversores a crecimiento flojo en la región, mientras que los esfuerzos chinos para limitar los daños por el brote del coronavirus parecían calmar a los mercados, con avances del yuan y el dólar australiano.

El lunes presentó escasos datos económicos, pero los operadores estarán atentos a un indicador sobre la confianza empresarial en Alemania que se conocerá hoy a un índice de gerentes de compras el viernes para obtener más pruebas sobre el estado de la economía en la zona euro.

“La paridad euro-dólar parece cotizar de manera confortable alrededor de sus nuevos mínimos y en los próximos días esperamos ver una continuación de la reciente tendencia bajista más que un rebote claro”, dijeron analistas de ING.

“El temor al impacto del coronavirus en la economía de la zona euro sigue vigente y los datos de esta semana deberían estar en línea con los últimos reportes, que aportaron una imagen poco alentadora”, agregaron.

El euro avanzó levemente hasta los 1.0836 dólares tras caer más temprano a 1.0817 dólares, su nivel más bajo  desde mediados del 2017. La moneda ha perdido en febrero 2.3% de su valor contra la divisa estadounidense.

Yen, con baja mínima

Mientras, el yen apenas sentía el impacto de los débiles datos de crecimiento económico en Japón y caía mínimamente a 109.91 unidades por dólar. La tercera mayor economía mundial se contrajo 1.6% en los tres meses hasta diciembre, su mayor desplome en seis años.

El índice dólar, en tanto, operaba en 99.145 tras alcanzar más temprano los 99,180, su mayor nivel desde inicios de octubre.