EN LAS MEJORES CLASES

El manejo de las inversiones de Mexicana de Becas está diseñado para conjuntar visiones integrales, en donde no sólo se pueden comparar perspectivas diversas ante escenarios volátiles como los que vivimos en la actualidad, sino que da una diversificación necesaria para generar rentabilidad en el mediano plazo.

Si bien Actinver es el fiduciario de este proyecto, también participa como Asset Manager, sumando además a JP Morgan y Compass Group. Actualmente la distribución de los recursos es de 60% en Actinver, 30% en Compass y 10% en JPMorgan.

Para la determinación de estos participantes se analizó el track récord de cada uno, mismo que se complementa con instituciones confiables en el tiempo. No improvisamos, es un producto transparente y auditable , enfatizó Martínez Solares.

Otra peculiaridad en la inversión es que participan con estos manejadores de activos, pero bajo portafolios que se crean ex profeso para el manejo de sus recursos.

En las reglas de operación se identifica que no se puede invertir en renta variable, sólo en instrumentos de deuda y con calificación superior ( BBB en adelante). No queremos que un padre que viva un entorno volátil pueda ver afectados los recursos que se generaron , agregó Raúl Martínez.

Las inversiones de este fideicomiso son de largo plazo, siendo uno de los objetivos poder superar las fluctuaciones de la volatilidad. En análisis propios hemos identificado que, en comparación con los fondos de deuda, estamos en 10% con mejores rendimientos , precisó Martínez Solares.

VALOR AGREGADO

Para Mexicana de Becas se procura una visión integral desde el punto educativo. Si bien lo primero es el ahorro de manera anticipada, también se logra un beneficio en temas educacionales.

Se ha constituido una red de alianzas con universidades. Incluye 30 convenios nacionales y acceso a más de 100 instituciones en el extranjero , refirió en torno al valor de Mexicana de Becas, Martínez. Entre esos beneficios destacan el no cobrar el examen de admisión, descuento en la colegiatura (del 6% al 30%) y mejoras en las condiciones académicas.

patricia.ortega@eleconomista.mx