Con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos surgen perspectivas positivas para la inversión en empresas del sector de energías renovables que cotizan en Bolsa, dada la fuerte política que prometió el presidente electo sobre la  materia.

Analistas bursátiles explicaron que los inversionistas han puesto su atención en la lucha del demócrata contra el cambio climático, un plan que supone 2 billones de dólares, enfocado en proyectos de infraestructura y de energías limpias.

Incluso, se comprometió a regresar a Estados Unidos al Acuerdo de París, del cual el aun presidente Donald Trump anunció la salida desde el 2017.

Alejandro Fuentes, director de Estrategia de Corto Plazo de Capitales de Actinver Casa de Bolsa, consideró que con el triunfo de Joe Biden puede haber un fuerte impulso para las acciones de empresas de energías renovables, dado sus planes de política climática, siendo las compañías de energía solar la más prometedoras para los próximos años.

“Por ello hemos agregado a nuestra cartera de emisoras favoritas de Estados Unidos a First Solar y a Sempra Energy por el impulso que puede haber en las energías limpias en la administración de Biden”, detalló.

“Con su plan se espera una inversión importante en este tipo de empresas y la energía solar es la que puede crecer más”, abundó.

First Solar, dedicada a la producción de módulos fotovoltaicos y con plantas de producción en Alemania, Malasia y Estados Unidos, mantiene perspectivas positivas a largo plazo y destaca por no estar apalancada.

Mientras que Sempra Energy, una empresa de infraestructura en energía sustentable y cuya subsidiaria en México es IEnova, opera en Estados Unidos con el 45% de sus ventas en California.

“Las aspiraciones de Biden son importantes y los objetivos de descarbonización y transmisión, infraestructura e inversión serían claramente muy favorables para las energías renovables a largo plazo”, dijo Bryan Schumaker, director financiero de TPI Composites, fabricante de palas de turbinas eólicas, en una llamada de resultados el 5 de noviembre con analistas e inversionistas, según refiere S&P Global en una nota.

La empresa, que tiene operaciones en EU, México, China, India y Turquía, podría subir su capacidad de producción nacional “dependiendo de la demanda y de cuáles podrían ser las políticas de Biden si se concretan”, agregó Schumaker.

First Solar, que cotiza en NASDAQ, ha tenido un rendimiento este año de 50.46% en el precio de sus acciones. Desde el pasado 4 de noviembre, un día después de las elecciones en EU, acumula un leve rendimiento de 2.13 por ciento.

Los títulos de Sempra Energy en Wall Street, han rendido 11.50% en el 2020, pero desde el 4 de noviembre se han apreciado 4.38 por ciento.

Otras beneficiadas

El desempeño de TPI Composites, cuyas acciones están listadas en NASDAQ, ha sido positivo en este 2020, reflejando una ganancia cercana a 116 por ciento. Tras los comicios en Estados Unidos, la acción ha repuntado 18.14 por ciento.

El ETF de Invesco Solar, que cotiza bajo la clave TAN y que se compone de 28 emisoras del sector de energía solar, ha aumentado 144.51% en este 2020 y desde las elecciones presidenciales se ha incrementado 11.18 por ciento.

Algunas firmas de la canasta de TAN son Solar Edge Technologies, proveedor de optimizadores de energía e inversionistas solares con sede en Israel. Sus títulos en NASDAQ han ganado 12.89% desde el día de las elecciones.

En el caso de Sunrun, proveedor de electricidad solar residencial, ha tenido una cotización volátil, pero se ha mantenido en los 58.49 dólares por acción en la Bolsa de Nueva York, logrando un rendimiento de 8.31 por ciento.

Otras emisoras del fondo son Enphase Energy y Xinyi Solar Holdings, que reflejan alzas de 17.83 y 5.28%, en ese orden.

Oportunidad en infraestructura

Las perspectivas para las empresas de infraestructura también son positivas por el gasto que se espera realice la administración de Joe Biden en este rubro.

Willem Sels, estratega jefe de mercado de HSBC Global Private Banking, dijo a CNBC que es probable que las acciones de tecnología y salud se beneficien, pues los mercados “temían una mayor regulación” en estos sectores, pero con un Congreso dividido se esperan contrapesos en la materia.

Sin embargo, Andrew Rosen, presidente de Diversified Lifelong Advisors, comentó que “podría haber un cambio para valorar sectores como el cuidado de la salud y es saludable ver el retroceso en empresas del sector tecnológico. Es necesario que haya más diversificación”.

En este sentido coincide Jim Baird, director de Inversiones de Plante Moran Financial Advisors, asesores en inversiones, que en una nota escribió que “la probabilidad de una reforma de salud radical o una acción regulatoria masiva contra los sectores de alta tecnología, energía o financiero se reduciría significativamente con la llegada de Biden.

judith.santiago@eleconomista.mx