El anuncio, que será presentado en breve, sobre la reactivación de actividades económicas no esenciales en México es positivo para el mercado de valores, pero se debe tomar con cautela, explicaron especialistas en temas bursátiles.

“El mercado de valores está tomando bien la noticia porque había la expectativa de que el momento más malo iba a ser abril y mayo, pero el mercado se está adelantando y reflejando cierto optimismo”, comentó Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

“Hay que recordar que los mercados se adelantan y buscan noticias para tratar de sacar algo de provecho en renta variable, pero todavía falta mucho, no todos los sectores ni las industrias van a poder abrir al 100%”, añadió Gordillo.

Los especialistas de Signum Research y CIBanco comentaron que la noticia sí le dio un “empujoncito” al mercado de valores porque las empresas en Bolsa informaron que no tenían claro qué tan afectados podrían salir en el segundo trimestre de este año y con estas medidas un poco más claras podría ser menos la afectación.

Este viernes la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) avanzó 2.26%, para que su principal índice, el S&P/BMV IPC llegara a las  37,623.68 unidades, un día después de que se informó que el próximo 17 de mayo es tentativamente la fecha cuando se empezarían a reactivar las actividades productivas del país.

Principalmente estarían iniciando la primera fase las empresas de las industrias automotriz, construcción, así como las firmas exportadoras, y del sector turismo. Pero no todos los sectores verán una recuperación pronta, como lo es el de aeropuertos.

“En general es una noticia positiva para todos los sectores productivos porque entre más pronto se reactive la actividad económica menor será el deterioro en el flujo de las empresas”, agregó Armando Rodríguez, director general de Signum Research.

En relación con los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibras), comentó que también resulta una noticia relevante porque entre las propiedades que rentan hay inquilinos calificados con actividades esenciales y no esenciales, tanto en el segmento industrial, oficinas y comercial que pueden verse beneficiados. “La noticia también es positiva para los fibras porque con ello se volverían a reactivar las operaciones de los inquilinos y preservar las ocupaciones. Además beneficiaría porque el diferimiento de las rentas que están aplicando podrían no pasar de este segundo trimestre”, explicó.

Los analistas subrayaron que por ahora es importante esperar más información sobre las medidas para el regreso gradual de las actividades no esenciales.

Aún ven riesgos

Los especialistas, sin embargo, todavía ven ciertos riesgos y preocupaciones que pueden provocar el pesimismo en la Bolsa, por ejemplo, que la estrategia de reactivación se eche para atrás, que se aplace la apertura de los negocios o que la reactivación sea más lenta de lo que se esperaría.

Entre más se postergue la reanudación de las actividades mayor afectación económica tendrán las empresas.

“Esperaría que la fecha que están proporcionando las autoridades gubernamentales de manera preliminar, para empezar a reactivar las operaciones, tomen en cuenta estos factores”, dijo Armando Rodríguez. “No hay que adelantarnos al asumir que la demanda va a regresar como estaba antes (del paro temporal de actividades no esenciales) y eso también sigue en interrogación porque no sabemos qué tanto desempleo o quiebre de empresas se dé en estos meses que lastime la demanda”, explicó Jorge Gordillo.

Entonces “conforme vayamos viendo los datos es probable que el mercado vaya tomando una visión diferente, agregó. Todavía falta ver el reporte de las empresas del segundo trimestre, prosiguió, aunque ya sabemos que va a ser “malo”, hay que ver si estructuralmente estarán muy afectadas.

[email protected]