La economía del Reino Unido fue invariable en el cuarto trimestre del año pasado, el último como miembro de la Unión Europea, después de haber registrado una expansión de 0.5% en el tercer trimestre, según informó la Oficina Nacional de Estadística (ONS).

“No hubo crecimiento en el último trimestre del 2019, puesto que los incrementos en los sectores de servicios y construcción fueron compensados por otro mal desempeño de las manufacturas, particularmente en la industria del motor”, explicó Rob Kent-Smith, responsable del área de Producto Interno Bruto (PIB) en la oficina estadística británica.

Entre octubre y diciembre, el sector servicios, que representa alrededor de 80% de la economía británica, registró una expansión de 0.1% y la construcción 0.5%, mientras que la producción retrocedió 0.8%, incluyendo una contracción de 1.1% en las manufacturas y un retroceso de 2 décimas de la agricultura.

La evolución mensual del PIB de Reino Unido en el último trimestre del 2019 refleja un crecimiento de 0.2% en octubre, seguido de una caída de 0.3% en noviembre y un repunte de 0.3% en diciembre, después de las elecciones generales.

En el conjunto del 2019, sin embargo, la economía de Reino Unido registró un crecimiento medio de 1.4%, 1 décima más que en el 2018 y 2 décimas por encima de la expansión de la zona euro.

Reino Unido y UE se enfrentan

Por otro lado, Reino Unido quiere una relación duradera con la Unión Europea en los servicios financieros para las décadas venideras, dijo el martes el ministro de Finanzas británico, Sajid Javid, quien recibió una refutación inmediata por parte de Bruselas.

Londres abandonó el bloque el mes pasado, por lo que su sector financiero perderá el acceso privilegiado a los clientes europeos a partir de enero del 2021. Las firmas financieras sólo podrían ofrecer sus servicios a esos clientes en subsectores donde las reglas sean consideradas equivalentes.

Javid también dijo que la UE debería seguir reconociendo que Reino Unido cumple los estándares regulatorios equivalentes del bloque porque “el día uno tendremos exactamente las mismas reglas”. No obstante, el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, afirmó a los eurodiputados que Londres “no debe hacerse ilusiones” sobre los servicios financieros, ya que “no habrá una equivalencia general, global y permanente” con Reino Unido.