En abril pasado, fijamos un objetivo para el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en 43,300 puntos al cierre del 2012 y al momento de escribir estas líneas, el índice se encuentra 1% por encima de este objetivo.

En múltiples ocasiones hemos mencionado que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es una de las más caras a nivel global. Si consideramos el nivel actual de los múltiplos VE/EBITDA y P/U, respecto de la información histórica de los últimos cuatro años, podemos determinar que menos de 0.5% de los datos, en el periodo considerado, se ubica por encima de los niveles actuales de 9.15 y 23 veces, respectivamente.

En el caso del múltiplo VE/EBITDA, experimenta una clara tendencia alcista. En los últimos cuatro años, pasó de 5.3x a 9.15x; esto representa un avance de 73%, lográndose recuperar de los niveles mínimos, inferiores a 5x, que se observaron durante la crisis financiera del 2008-2009. De hecho, en los últimos 12 meses ha oscilado en un rango de 7.9 a 9.2x, el máximo nivel alcanzado durante la presente semana.

Estadísticamente, el múltiplo VE/EBITDA tiene la propiedad de reversión a la media, es decir, debiera oscilar alrededor de su promedio histórico; sin embargo, el promedio aritmético de los últimos cuatro años es de 7.13 veces, muy inferior a los niveles actuales en los que se ubica.

La explicación inmediata, muy probablemente, radica en un panorama poco alentador para la economía global o dicho de otra forma, un panorama relativamente favorable para la economía mexicana.

En Europa, encontramos problemas fiscales y de subcapitalización bancaria no resueltos, mientras que en Estados Unidos, la posibilidad de un precipicio fiscal ha incrementado la incertidumbre en los mercados de activos en riesgo.

El desempleo en EU experimenta una disminución muy lenta, lo que inhibe la inversión y el consumo. De hecho, con base en nuestros cálculos, la probabilidad de que Estados Unidos experimente una recesión en los próximos 12 meses es de 40.5 por ciento.

Por otro lado, las economías emergentes, en específico los llamados BRIC, registran menores tasas de crecimiento en los últimos años, además de presiones inflacionarias. El panorama para el 2013 muestra retos importantes.

Ante esta coyuntura, los inversionistas están dispuestos a pagar un premio por colocar sus recursos en economías con fundamentos económicos relativamente sólidos. La mexicana en los últimos años ha cuidado el ejercicio de sus finanzas públicas, con expectativas de déficit fiscal inferiores a 3% del PIB para éste y el próximo año, y un nivel de endeudamiento que no superaría 40% como proporción del PIB, lejano de los niveles reportados por las economías europeas de la periferia claro, sin contar con el valor de los pasivos laborales del gobierno federal.

Los niveles en los que actualmente cotiza el índice estadounidense S&P 500, son ligeramente superiores a 9x. Sin embargo, justo este nivel es en el que se ubica su promedio aritmético de los últimos cuatro años con un nivel máximo de 10x. La economía mexicana continúa bajo el perfil de economía emergente, por ello, el múltiplo VE/EBITDA del IPC requiere un ajuste.

Estimamos que las emisoras que conforman el IPC reportarían un crecimiento anual en ventas de 13.7% en términos reales, con un margen EBITDA de 21%, lo que representaría un avance real de 10.8% anual en EBITDA para el siguiente año. Esto, junto con un ajuste del múltiplo por riesgo-país, definimos que el múltiplo VE/EBITDA del índice convergiría a un nivel de 8.72x, un ajuste de -4.7% respecto a su nivel actual de 9.15x.

Este escenario derivaría en un objetivo puntual para el IPC al cierre del 2013 de 47,085 puntos, lo que representa un potencial de apreciación de 7.9% respecto del cierre de ayer.?

*Carlos Ugalde es gerente de Análisis Bursátil, Signum Research