El nerviosismo que existe en los mercados no se puede ocultar.

El Promedio Industrial Dow Jones (DJIA, por su sigla en inglés y compuesto por las 30 empresas de mayor capitalización de Estados Unidos) cayó por quinta sesión consecutiva, algo que no sucedía desde marzo del 2017.

A la mala racha del DJIA se suma el NASDAQ Composite, que hila cuatro sesiones de retrocesos. Con lo anterior, el índice dominado por empresas tecnológicas (como Apple y Alphabet) igualó su peor racha desde febrero de este año.

La volatilidad está presente más que nunca en la renta variable estadounidense. De las 78 jornadas que van en este año, en promedio, en 41% de las ocasiones los principales índices se han movido más de 1% (ya sea al alza o la baja).

Como referencia, en el mismo lapso del 2017, apenas en 4% de las veces los índices se desplazaron más de 1 por ciento.

“El periodo de inestabilidad que acaba de comenzar presenta una nueva naturaleza. Éste ya no refleja una amenaza de deflación o de recaída económica, sino una enorme confusión acerca del efecto que, en última instancia, ejercerá la combinación de unas políticas monetarias más restrictivas y políticas fiscales más liberales”, dijo Didier Saint-Georges, director general de Carmignac, gestoría de activos.

Al cierre de la sesión de este martes, el DJIA presentó una baja de 1.74% a 24,024.13 puntos; el NASDAQ Composite cedió 1.70% a 7,007.35 unidades, y el S&P 500 cayó 1.34% a 2,634.56 enteros.

Parte de las caídas de los índices se explican por el desempeño de los bonos de Estados Unidos (treasuries).

“Ayer, el rendimiento del bono a 10 años hizo un máximo en 3.003%, nivel que no se veía desde el 2014. Muchos inversionistas temen que una inflación mayor provoque mayores alzas en las tasas de interés, lo cual repercute en la economía y obviamente en el mercado accionario”, explicó Iván Santiago, CEO de BlackBull Advisors.

Se estima que la Reserva Federal (Fed) llegue a finales de año a una tasa de interés superior a 2%, actualmente está en un rango de 1.50 y 1.75 por ciento.

De los analistas consultados por el Grupo CME —el más importante en materia de derivados—, 43.4% estima que las tasas de interés de la Fed se ubiquen entre 2 y 2.25% y 38.5% de los consultados prevé que las tasas lleguen a un rango de 2.25 y 2.50 por ciento.

“Las tasas de interés altas en Estados Unidos causan que los inversionistas consideren que los costos para las empresas aumenten por el alza en la inflación por lo tanto disminuyendo utilidades”, explicó Carlos Contreras, asesor en Estrategias de Inversión.

La baja de los índices no ha sido contenida por los resultados financieros positivos en Estados Unidos.

Tan sólo Coca-Cola Company, Verizon, 3M y Caterpillar superaron las expectativas de los analistas. A la lista se suman emisoras como Alphabet, al menos en la parte de utilidades e ingresos.

“La debilidad en los índices se genera por estar debajo de sus medias de corto plazo. Todos los índices se encuentran debajo de las medias de 100 y 50 días, lo cual los ubica en una tendencia bajista de corto plazo, mientras no se recuperen dichas medias, la debilidad podría persistir”, dijo Santiago.

La media de 50 días o 100 días —entre otros— es un indicador que permite medir la fuerza o debilidad de un índice.

El S&P 500 se encuentra 2.61% por debajo de la media de 100 días y a -1.99% de la media de 50 días.

[email protected]