El dólar alcanzó su nivel más alto de diciembre al llegar a una cotización de 20.7465 pesos por dólar, debido a la mayor fortaleza en relación a la expectativa de un alza más agresiva en las tasas de interés de Estados Unidos para el próximo año.

La percepción de un mayor endurecimiento de la política monetaria estadounidense, se derivó de la noticia sobre el dato del Producto Interno Bruto revisado al tercer trimestre, el cual fue estimado en 3.5%, por arriba a lo calculado en el dato previo de 3.2 por ciento.

Sin embargo, la depreciación de la moneda local estuvo inicialmente relacionada a un retroceso del precio del petróleo que en los primeros minutos de negociación se observó, pero hacia el cierre de las operaciones reportó un repunte promedio de 1.0 por ciento.

El West Texas Intermediate (WTI) bajo ese contexto presentó un avance de 0.88%, mientras que el crudo Brent del mar del Norte mostró un incremento de 1.08 por ciento.

El tipo de cambio peso-dólar ligó su tercer día de alza consecutiva acumulando una depreciación de 1.7%, equivalente a una pérdida de valor de 34.60 centavos; sin embargo, en lo que va del mes, registra una depreciación de 1.2 por ciento.

Los analistas del medio financiero explicaron que otro factor que contribuyó a la debilidad del peso, fueron las noticias relacionadas a la futura administración de Donald Trump, quien este jueves anunció la creación del Consejo Nacional de Comercio, que será dirigido por Peter Navarro, economista crítico de las relaciones comerciales con China.

En ese sentido, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base, advirtió que en el corto plazo, el peso mexicano se puede ver afectado por las tendencias proteccionistas que tendrá la nueva administración.

La especialista agregó que la depreciación de la moneda local se podría extender, si a partir del 20 de enero las estrategias del equipo de Trump comienzan a desgastar las relaciones políticas entre EU y algunos de sus principales socios comerciales, como China y México.

Por su parte, el analista económico sénior de CIBanco James Salazar comentó que la debilidad del tipo de cambio peso-dólar es una reacción natural del mercado, cuando hay escasez de noticias y bajo volumen de negociación entre los inversionistas.

El experto anticipó que la actual depreciación del peso mexicano no es un factor de preocupación, ya que los actuales movimientos no se derivan de noticias importantes relacionadas con las políticas públicas propuestas por Donald Trump.

Mencionó que la paridad peso-dólar difícilmente superará el precio de resistencia de 21 pesos, debido a que no hay suficientes elementos que pudieran llevarlo hasta ese nivel.

El analista de Mercado de Cambios de MetAnálisis Mario Copca sostuvo que el peso mexicano en cualquier momento se podría recuperar, con la perspectiva de que las cotizaciones nuevamente se encuentren por debajo de 20.50 pesos, derivado de la falta de noticias importantes tanto en México como en Estados Unidos y el bajo volumen de negociación.

[email protected]