El dólar rompió este viernes una racha de pérdidas de tres días, ya que amainó la reciente ola de ventas impulsada por la opinión de que las medidas de ajuste de la Reserva Federal fueron descontadas en gran medida, y debido a un menor apetito por el riesgo en los mercados.

El Índice Dólar, que mide al billete verde contra el resto de monedas del G7, subió 0.3% a un nivel de 95,157 unidades, pero de todas formas terminó la semana con una baja de alrededor de 0.6%, con lo que marcó su peor resultado en una semana desde inicios de septiembre.

El dólar, que subió más de 6% frente a esa cesta de monedas en 2021, estuvo bajo presión esta semana a pesar de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que la economía estadounidense está lista para el inicio de una política monetaria más restrictiva y de que datos mostraron el mayor aumento anual de la inflación en casi cuatro décadas.

El posicionamiento en dólares de los fondos de cobertura cerca de los niveles más altos desde principios de 2020 se ha sumado a la presión de venta sobre la divisa esta semana, dijeron analistas.

El viernes bajó 0.02% a un mínimo de más de tres semanas contra el yen a 114,15 yenes. La moneda japonesa, considerada como refugio, se ha beneficiado del reciente deterioro de la confianza por el riesgo en los mercados financieros mundiales.