¿Qué viene a su mente cuando su asesor financiero le sugiere diversificar y "no poner todos los huevos de la gallina en una misma canasta"? Es casi seguro que esta premisa le remita a colocar su dinero en un portafolio integrado por instrumentos , plazos y rendimientos distintos.

Durante la Expo Educación Financiera 2014, Chris Martenson y Adam Taggart, expertos en finanzas, sugieren la idea de romper paradigmas hacia nuevas formas de pensar, hacer negocios, invertir, comprar y vender. El propósito: invertir para alcanzar la libertad financiera.

Ello significa que no necesariamente se debe colocar todo el dinero en un portafolio diversificado en toda la extensión de la palabra, sino también en activos que permitan asegurar la sostenibilidad de su propósito, y esto es posible si se diversifican adecuadamente las fuentes de ingreso.

Para ello, recomiendan que el patrimonio, entendido como el conjunto de bienes y recursos propiedad de una persona, se diversifique en instrumentos de inversión financiera, y en activos como una casa, terrenos convertidos en huertos o granjas productivas, y compraventa de ganado, por mencionar algunos.

Este tipo de diversificación permite superar la resistencia a invertir sólo de manera tradicional, mediante instrumentos financieros, y abrirse a otras opciones que garanticen que su dinero trabaje para producirle dividendos, en tanto transcurre el tiempo de largo plazo en el que haya colocado su inversión en el mercado.

El futuro no es sostenible , sostienen Martenson y Taggart, y cambiar la perspectiva a la hora de invertir puede ser la diferencia que le permita alcanzar o no la libertad financiera.

[email protected]