Los inversionistas muy conservadores se enfrentan a una disyuntiva compleja. Como los tipos de interés están en mínimos, la rentabilidad de los depósitos, las cuentas remuneradas y los fondos monetarios, las opciones predilectas de estos inversionistas, languidece. El retorno esperado no es lo único que se debe estudiar antes de elegir entre estas alternativas.

¿Qué rentabilidad puedo esperar de un depósito? Según los datos del Banco de España, los nuevos depósitos tienen un interés medio del 0.13%, muy lejos del 2.83% que alcanzaron en 2012. Mes tras mes, la rentabilidad de estos productos de ahorro marca nuevos mínimos. La expectativa de que los tipos de interés sigan bajos en Europa, al menos, durante todo el próximo año mantendrá muy contenida la rentabilidad de los depósitos.

¿Qué diferencia hay entre los depósitos y las cuentas remuneradas? Los depósitos suelen incluir penalizaciones si se retira el dinero antes del plazo de vencimiento, mientras que en las cuentas remuneradas se puede disponer del dinero en cualquier momento sin coste añadido.

¿Puedo perder dinero con un fondo monetario? Sí. De hecho, según las estadísticas de Inverco, la asociación que agrupa a las principales gestoras en España, los fondos monetarios descienden un 0.03% este año. Son productos que invierten en activos de renta fija a muy corto plazo. También pueden comprar bonos a más largo plazo, pero siempre que su vencimiento esté próximo. Aun así, los mejores fondos monetarios del año consiguen revaloraciones de hasta el 0.33%.

¿Qué ventajas presentan los depósitos? Sobre todo, que el dinero invertido en este producto está protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos, hasta los 100,000 euros. Es decir, no se perderá el capital aunque quiebre la entidad en la que se conserva el dinero. Es la opción más segura. Eso sí, Carlos Farrás, de DPM Finanzas, recuerda que sólo se acogen a esta garantía los depósitos de entidades con ficha bancaria en España. "Para importes superiores de 100,000 euros, vigilaría la solvencia del banco, porque podría tener que soportar pérdidas en caso de problemas serios del banco", añade.

¿Qué factores se deben vigilar en las cuentas remuneradas? Como explica José María Luna, de la eafi (empresa de asesoramiento financiero) Profim, las cuentas remuneradas suelen exigir algún tipo de vinculación, como la domiciliación de los pagos o la revisión de su tipo de interés a los seis meses, por lo que se debe leer la letra pequeña.

¿Y en los fondos monetarios? En primer lugar, las comisiones. Muchas gestoras han rebajado (e incluso eliminado) la comisión de gestión de los fondos monetarios en el actual entorno de bajos, pues estos gastos arañan rentabilidad de los productos. Los expertos aconsejan elegir fondos monetarios que tengan una gestión activa, es decir, que aprovechen los cambios en el mercado para lograr más rentabilidad. El retorno de los fondos, a diferencia de los depósitos, dependerá de la marcha del mercado.

¿Qué diferencias hay en la fiscalidad? La fiscalidad es uno de los puntos fuertes de los fondos de inversión, ya que se puede traspasar el dinero entre distintos fondos sin efectos fiscales. El inversionista sólo tributa, al tipo correspondiente del IRPF, por las plusvalías obtenidas cuando venda su participación. En los depósitos, Hacienda aplica una retención fiscal a los intereses de estos productos.

¿Qué tipo de monetarios son más recomendables? Los expertos aconsejan fondos monetarios con acreditada buena gestión en los últimos años y con carteras diversificadas. Luna opina que puede ser una opción interesante confiar en monetarios que inviertan en bonos con cupón flotante próximos a su vencimiento.

¿Interesan los depósitos estructurados? Los expertos aconsejan ser muy prudentes con estos productos, que no son depósitos convencionales. Su rentabilidad está vinculada a una cesta de acciones o de índices. "Muchos no tienen garantía de capital", avisa Farrás. Así, se pierde la principal ventaja de los depósitos: la garantía del 100% del capital hasta 100,000 euros.

[email protected]