Los precios del petróleo cayeron el jueves, después de que la Agencia Internacional de Energía (AIE) recortó sus previsiones para la demanda global de crudo en 2020 ante las restricciones de viajes por el coronavirus, pero una baja de los inventarios estadounidenses y la debilidad del dólar apoyaron al mercado.

El crudo Brent bajó 47 centavos, o 1%, a 44.96 dólares el barril, mientras que el referencial estadounidense West Texas Intermediate (WTI) perdió 43 centavos, o 1%, a 42.24 dólares por barril.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación tuvo una caída este jueves de 0.84% o 34 centavos,para venderse en 40.23 dólares el barril.

La AIE bajó su estimación para la demanda de petróleo este año, indicando que los acotados viajes aéreos producto de la pandemia del coronavirus conllevarían a un descenso del consumo global de 8.1 millones de barriles por día (bpd).

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) también dijo el miércoles que la demanda mundial de crudo caerá en 9.06 millones de bpd este año, ajustando su pronóstico del mes pasado de un declive de 8.95 millones de bpd.

“En general, ni el comunicado de la OPEP ni el de la AIE parecieron tener mucho efecto en un mercado petrolero que sigue centrado principalmente en la actual expansión del apetito de riesgo que no se ve alterado por la falta de progreso en la formulación de un acuerdo de estímulo viable para Estados Unidos”, dijo Jim Ritterbusch, de Ritterbusch and Associates.

Wall Street ha recuperado la mayor parte de los billones de dólares de capitalización de mercado perdidos a principios de la pandemia, y el índice S&P 500 cotizó brevemente el jueves por encima de su máximo histórico de cierre.

El dólar cayó a su nivel más bajo en una semana frente a una canasta de divisas. Un dólar más débil hace que el petróleo sea más barato para los compradores en otras monedas.

Los inversionistas de todas las clases de activos están a la espera de otro paquete de estímulo en Estados Unidos y vigilando los deteriorados lazos entre dicho país y China antes de conversaciones comerciales del 15 de agosto.