El director de Administración y Finanzas de Fibra Inn, Miguel Aliaga, reconoció que las preocupaciones sobre los pronósticos de un bajo crecimiento económico en el país y temas de inseguridad impactan en la operatividad y desempeño de los fideicomisos hoteleros, tanto en México como en el resto del mundo.

Ese temor se ve reflejado en el comportamiento de sus títulos en la Bolsa Mexicana de Valores, ya que, en lo que va de este año, el precio de sus certificados han descendido 26.22% en el mercado local, mientras que la emisora ha reportado caídas en sus ingresos de 4.2% en el primer trimestre de este año frente al mismo del 2018 y una baja de 4.5 puntos porcentuales en la ocupación, en el mismo periodo.

“Normalmente los fibras hoteleros estamos con un castigo en el mundo”, manifestó el directivo.

“En México los fibras hoteleros están cayendo porque han resentido temas de corto plazo como la inseguridad, el sargazo, la baja en el crecimiento económico, el huachicol, todo nos ha pegado de manera importante porque cobramos rentas diarias y estamos enfocados en el tema de negocios y turismo”, dijo Aliaga.

Fibra Inn desarrolla, compra y renta hoteles que se operan bajo marcas internacionales como Marriott, Holiday Inn, City Express en distintos estados de la República Mexicana, tales como Chihuahua, Nuevo León, Querétaro, el Estado de México, Puebla, Guanajuato, Quintana Roo y la Ciudad de México.

Mejorará panorama

El encargado de las finanzas es optimista y confía en que el panorama mejorará en la segunda mitad del año y destacó que la ubicación geográfica de México siempre “representa una oportunidad”.

Bajo este nuevo escenario, la emisora le da un nuevo giro a su estrategia de negocio, con la venta de propiedades no estratégicas que reemplazará por hoteles full service que asegura tiene amplias barreras de entrada y mejores beneficios para los inversionistas.

Aliaga dijo, sin profundizar, que tiene entre cinco y 10 hoteles que son susceptibles de venderse y que están en diferentes etapas de negociación.

“Estamos desinvirtiendo en activos no estratégicos para utilizar esos recursos y poderlos invertir en proyectos grandes que son los de fábrica de hoteles bajo coinversiones”, adelantó el directivo.

También quieren un balance en su portafolio entre hoteles de negocio y de playa y estimó ampliar su presencia en destinos turísticos del país.

Aliaga explicó que en el segmento de playa buscan ampliar su presencia en destinos turísticos como en la Riviera Nayarit y Los Cabos, Baja California, primordialmente.

“Cancún, Quintana Roo, es un buen polo de desarrollo, pero no hay mucho para dónde moverse, pero vamos a adquirir o desarrollar en donde se presente la oportunidad”, añadió.

Actualmente tienen un terreno en Playa del Carmen en donde planean su próximo desarrollo hotelero. Los planes inmediatos son pactar la operación con una marca internacional y posteriormente buscar a inversionistas.

Aliaga calculó que este tipo de proyectos puede tardar alrededor de tres años su desarrollo total y otros dos años y medio su estabilización, que es cuando empieza a generar ingresos y ocupación más predecibles.

También comentó que están expandiéndose hacia la ciudad de Monterrey, en Nuevo León. El valor de sus tres proyectos ahí es de 2,700 millones de pesos y uno de ellos iniciará operaciones en el tercer trimestre de este año.

[email protected]