El mercado de deuda en México está “selectivamente abierto”, la llave del financiamiento para algunos nombres y sectores productivos, no está cerrada, dijo Yamur Muñoz, director de Mercados de Capital de Deuda de HSBC en México.

En entrevista el directivo del banco reconoció que la tasa de interés se incrementó por el panorama económico y  se ve el futuro con cierta cautela.

Explicó que si el mercado se compara con los número del año pasado, se verán mal, pero las cosas están mejor de lo que se esperaba. “Hace un mes el mercado estaba cerrado, hoy ya tenemos pocas emisiones, pero se reactivó el mercado”, comentó.

Pero con todo, hay compañías que planean acudir al mercado por financiamiento.

Incluso estimó que actualmente se encuentran entre 20 a 25 solicitudes en la lista de espera para salir por recursos en lo que resta del año.

“Creemos que el mercado en este año va a estar intermitente, habrá ventanas de oportunidad y quizá se vuelvan a cerrar cuando otra vez haya malas noticias por el tema del Covid-19 o por temas económicos”, manifestó.

“El tema de la pandemia no ha acabado, y ahora que estamos reabriendo la economía es probable que haya un retroceso y los contagios pueden aumentar, por eso creemos que va a ser de subida y bajada en este año, pero estamos en un momento en donde hay colocaciones, lo cual es bueno”, agregó.

En lo va del 2020 se han registrado 21 colocaciones, por 73,000 millones de pesos, una cifra 50% menor a la del 2019, comentó el directivo en HSBC, uno de los bancos que estructura las ofertas de deuda de las empresas publicas y privadas en el mercado bursátil.

Yamur comentó que en un “buen año” se colocan alrededor de 300,000 millones de pesos en el mercado mexicano de deuda privada y en uno “más o menos”, como lo fue el 2019, se emiten unos 250,000 pesos millones de pesos.

Por ello, estimó que este 2020 podría cerrar con emisiones por entre 150,000 y 200,000 millones de pesos, “pero si hay una vacuna en el siguiente mes o un tratamiento, seguramente habrá muchas emisiones, incluso hasta ver un número parecido al del año pasado, pero sería poco probable”, aseveró el entrevistado.

Piden mayor premio

Muñoz reconoció que por el mayor riesgo que hay en el mercado los inversionistas están pidieron un mayor premio o interés por el préstamo que le hacen a las empresas mexicanas, pero esto depende de tipo de empresa y sector.

Pero también reconoció de la profundidad del mercado de deuda privada de México que es baja, con pocos participantes, en comparación con otros como Estados Unidos.  Dijo que aerolíneas o sectores como el  turismo o restaurantes, son de los más rezagados en este mercado por las perspectivas de corto plazo y afectaciones derivadas del confinamiento y distanciamiento social.

Aunque el tema de la pandemia ha alentado las emisiones de deuda de las empresas, la buena noticia es que en junio empezó a haber más actividad en el mercado y en julio parece continuar esta tendencia.

“Si me preguntan sí una aerolínea puede colocar en estos momentos, diría que no, pero si me  preguntan si una entidad gubernamental como los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) o un banco bien capitalizado, global, diría que sí, entonces el mercado no está cerrado, pero está selectivo, está mejor que hace un mes o dos meses cuando estaba casi completamente cerrado”, aseveró Yamur Muñoz.

Reiteró que esta crisis es sin precedentes, que ha afectado industrias, entre ellas las aerolíneas, hoteles y restaurantes.

En el mercado bursátil

Incertidumbre por Covid-19 frena emisión de deuda

La deuda solicitada por corporativos mexicanos se contrajo 52% en el mercado local durante el primer semestre del 2020 frente al mismo lapso del 2019, como consecuencia de la fuerte incertidumbre en el mercado.

El monto emitido, en deuda de largo plazo, llegó a 36,627 millones de pesos entre enero y junio, lo que se compara negativamente con los 75,954 millones de pesos reportados en el mismo periodo del año pasado.

Los meses con mayor actividad en lo que va de este año han sido febrero y junio, cuando lo financiado alcanzó 12,427 millones y 14,200 millones de pesos, en ese orden. En contrasentido, enero estuvo desierto y en abril apenas se emitieron 500 millones de pesos.

En marzo se colocaron 7,000 millones de pesos y en mayo 2,500 millones de pesos.

Sin embargo, desde marzo a junio se ha visto una contracción en la actividad de este mercado al compararse con lo registrado en los mismos meses del 2019.

Tania Abdul Massih, directora de Deuda Corporativa en Banorte, expuso en un documento que en los últimos meses se han observado múltiples cambios en las fechas de subasta, así como la cancelación de las mismas, por lo que las emisiones programadas podrían sufrir modificaciones.

En junio se llevaron a cabo las emisiones de Grupo Aeroportuario del Pacífico y el Fondo Especial para Financiamientos Agropecuarios por un monto conjunto de 14,200 millones de pesos.

Para este mes podrían llegar Total Play y Actinver, así como el Fovissste y Fonacot, que en conjunto suman un monto de 11,000 millones de pesos.

“Ante la coyuntura actual y la incertidumbre en los mercados financieros, lo colocado en junio observó sobretasas por encima de la curva de comparables, por lo que esperamos que esta dinámica se mantenga durante las próximas semanas”, consideró Tania Abdul Massih.

Además de FIRA, otras entidades del sector público próximas a lanzar su oferta de bonos en el mercado local son Fovissste que va por 6,000 millones de pesos y Fonacot con una oferta de 2,000 millones de pesos, ambos estimados para esta semana.

En el mercado se presentaron los primeros defaults a causa de la pandemia del coronavirus. Famsa y la aerolínea Aeroméxico incumplieron en sus pagos y se respaldaron en el  Capítulo 11 de la legislación de Estados Unidos para reestructurar su deuda.

[email protected]