Coinbase, el mayor broker de criptomonedas en el mundo, debuta este miércoles en el mercado de NASDAQ.

El acontecimiento impulsó el martes al bitcoin, la criptodivisa más famosa del mundo, a cotizar en un nivel récord de 62,992.50 dólares por unidad.

Este debut de Coinbase en Bolsa supone todo un hito en el universo de las criptodivisas. La compañía podría alcanzar una valoración de 100,000 millones de dólares, mayor que la de grandes operadores como Intercontinental Exchange, propietario de la Bolsa de Nueva York.

Los inversionistas celebran este debut como un punto de inflexión para el sector después de años de escepticismo por parte de Wall Street y los reguladores.

Goldman Sachs y Morgan Stanley anunciaron sus planes para ofrecer a sus clientes acceso a las inversiones en criptoactivos. Tesla reveló a principios de este año una inversión por 1,500 millones de dólares en bitcoin y más recientemente ha comenzado a aceptarlo como pago para sus automóviles eléctricos.

Michael Hewson, analista de CMC Markets se pregunta si Coinbase será popular entre los inversionistas minoristas.

El analista dice que Coinbase optó por una cotización directa -al igual que Spotify, Slack y Asana, aunque estas no entraron directamente en el índice tecnológico- en lugar de contratar a un banco para que intermedie en la salida a bolsa.

Esto significa que los inversionistas existentes pueden vender sus acciones a los nuevos compradores sin el período de carencia de seis meses de las Ofertas Públicas Iniciales (OPI) tradicionales.

Se estima que la empresa tiene un valor cercano a los 100,000 millones de dólares en el mercado privado de NASDAQ, por lo que "no cabe duda de que la demanda y el interés serán elevados", dijo Hewson.

"La cuestión más importante es si la valoración es sostenible, sobre todo teniendo en cuenta que muchos gobiernos no están especialmente entusiasmados con las criptomonedas, lo que significa que la futura regulación es probablemente un peligro claro y presente", agregó.

Se pospuso

La salida a Bolsa de Coinbase estaba prevista para marzo, pero tuvo que posponerse al estar sometida a una revisión de la SEC.

Coinbase también llegó a un acuerdo de 6.5 millones de dólares con la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas, donde se enfrentaba a acusaciones de comunicar información falsa sobre sus transacciones, una multa que no tendrá repercusión según los expertos.

La empresa fue fundada en 2012 y cuenta con más de 43 millones de usuarios con un crecimiento interanual del 34 por ciento.

Registró una utilidad de 322 millones de dólares en 2020 con 1,200 millones de dólares de ingresos, gracias al auge del bitcoin.

Coinbase espera reportar una utilidad de entre 730 y 800 millones de dólares en el primer trimestre de este año, más del doble de lo que ganó en todo el año 2020.

Hasta la fecha, la firma ha recaudado 547 millones de dólares a través de varias rondas de financiamiento.

Ayer, los analistas de MoffettNathanson le dieron a Coinbase, que cotizará bajo el ticker COIN, un precio objetivo de 600 dólares, un día antes de su OPI.

La justificación de un precio tan alto para una acción que aún no debuta es que el de las criptomonedas es un negocio floreciente, y Coinbase es el mayor comerciante de criptodivisas en Estados Unidos.

Además, los inversionistas están entusiasmados con la perspectiva no solo de comprar criptomonedas, sino de poseer una parte de la empresa que refuerza la legitimidad de la moneda digital.

Existe un aspecto atractivo para los inversionistas en tomar una parte del proveedor de infraestructura en lugar de solo las monedas.

termometro.economico@eleconomista.mx