Los precios del cobre bajaron el lunes, mientras que los del aluminio se mantuvieron firmes cerca del máximo de 28 meses alcanzado la semana pasada ante las expectativas de un mercado más ajustado.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) perdió 1.4%, a 5,753 dólares por tonelada, tras caer 2% el viernes.

Es probable que el mercado del cobre sufra una pequeña escasez este año por la falta de nuevos suministros y la extracción de hasta 800,000 toneladas en los últimos 18 meses en respuesta a una caída de los precios, dirá el martes el jefe de cobre y diamantes de Rio Tinto.

Los principales ejecutivos de la minería mundial están reunidos en una cumbre en Santiago, Chile, con motivo de la conferencia CESCO/CRU, en la que se discutirán los fundamentos del metal rojo.

En tanto, el referencial del aluminio en la LME declinó 0.5% a 1,952 dólares la tonelada. La semana pasada, el metal utilizado en transporte y envasado subió a 1,981 dólares, su nivel más alto desde diciembre del 2014.

En lo referente al aluminio, se está hablando de recortes en la capacidad de China por preocupaciones ambientales , dijo Paul Gait, analista de Bernstein. El alza podría durar más, pero históricamente hemos visto que cuando el precio sube, también lo hacen la rentabilidad y el suministro .

Unos datos que mostraron que la actividad manufacturera en China se expandió en marzo por noveno mes consecutivo, aunque a un ritmo menor, por la desaceleración de los nuevos pedidos de exportación, ejercieron cierta presión sobre los metales básicos. Esta situación generó dudas sobre si el reciente aumento de la demanda global está perdiendo fuerza.

Entre otros metales, el zinc bajó 2.2% a 2,708 dólares; el plomo perdió 2.3% a 2,287 dólares; el estaño cedió 0.6% a 20,050 dólares, y el níquel cayó 1.8% a 9,850 dólares.