“Canibalizar” el mercado es justo de lo que trata la competencia, destacó Santiago Urquiza, presidente de Central de Corretajes (Cencor), empresa controladora de la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

La nueva Bolsa de valores, que arrancó operaciones el pasado 25 de julio, activó la competencia que por décadas no existía dentro de este mercado en el país. Dicho espacio estaba dominado por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que cumplirá 125 años.

Con la puesta en marcha de Biva, hay voces que siguen sosteniendo que en México no hace falta otra Bolsa de valores porque no lo justifica ni el tamaño de la economía nacional ni el número de empresas susceptibles de listarse.

No obstante, Santiago Urquiza explicó en entrevista que justamente porque el mercado de valores es pequeño y para lograr que crezca es lo que motiva a operar una Bolsa alterna.

“Canibalizar es una palabra que a veces se detona en términos negativos, pero describe muy bien a la competencia (porque) es la lucha entre competidores de ofrecer un mejor servicio para ganarse la preferencia del cliente”, precisó el presidente de Cencor.

“Todo el mundo gana y pensamos que también la BMV va a ganar porque vamos a hablar de un mercado más grande y cuando empecemos a trabajar más en equipo vamos a crecer más rápido”, aseveró.

Reiteró que es enorme el potencial para crecer el volumen de operaciones y el número de emisoras listadas en el mercado accionario, en éste hoy sólo cotizan 145 empresas en la BMV.

“Después de que por 20 años el mercado no ha crecido en emisoras, creemos que definitivamente ahora sí va a suceder”, dijo optimista el entrevistado.

Crecimiento a mediano plazo en ambas Bolsas

Urquiza sigue convencido de que el volumen de operación de todo el mercado de valores va a crecer 50% en los próximos tres años y las emisoras listadas llegarán a 200 en cinco años.

“Es muy importante destacar que no hablamos únicamente del volumen de Biva, hablamos del volumen de todo el mercado y cuando hablamos de emisoras no hablamos de las emisoras que traiga Biva, sino del número de emisoras en el mercado”, expuso.

“En términos generales, somos el país número 30 en emisoras, México debería tener 600 emisoras y no las tiene, entre otras cosas, porque ha faltado mayor competencia, pues es la que mejora la oferta de un producto o de un servicio y, si mejora la oferta, hay mayor demanda. Una mayor competencia va a ayudar a que haya más empresas”, sostuvo.

Dijo que con Biva hoy es doble la promoción que está teniendo el mercado de valores. Esto sin duda atraerá a más empresas a Bolsa.

También confió en que a través de los fondos de capital privado se capture el interés de compañías para colocar acciones en Bolsa. Eso empujará a llegar a 200 en un quinquenio. Enfatizó que hoy las empresas medianas ya cuentan con una nueva opción de listado en el mercado de valores.

“Hay apetito, sí hay inversionistas y lo más importante es que las empresas tengan potencial de crecimiento para salir al mercado”, señaló Urquiza.

Llegarán a Bolsa nuevas empresas en el 2019

El directivo expresó que está acostumbrado a competir, pues desde hace un par de décadas lo hace en el mercado de corretaje y ha visto el desarrollo que ha alcanzado este mercado over the counter.

Biva es la cuarta empresa de grupo Cencor que opera infraestructura de mercados financieros. Otras firmas son Enlace, la primera en corretaje interbancario. También está PiP, valuadora de precios de instrumentos financieros, y MEI o Mercado Electrónico Institucional dedicada al corretaje de bonos y préstamo de valores.

Por eso es fiel creyente de que el mercado bursátil mexicano va a despuntar. Entonces confió en que en el 2019 ya se estará hablando de las primeras nuevas empresas que aterricen en la Bolsa Institucional de Valores.

“No tenemos duda de que Biva va a ser un detonador. El crecimiento ya está a la puerta”, refirió.

“Estamos logrando un progreso y todo lo que estamos haciendo aquí ayuda. Tenemos un mercado más informado. A veces creemos que la promoción financiera es ir a un aula”, expuso Urquiza.

Presumió que tan sólo con cinco meses de operación de Biva ya son evidentes ciertos beneficios. Por ejemplo, la reducción de tarifas que beneficia a las emisoras, tanto las que ya están listadas como las que quieran ingresar a Bolsa.

“También podemos decir que la BMV está haciendo un renovado esfuerzo de mejorar sus tarifas y sus servicios. Estamos entrando en el círculo virtuoso de la competencia que lo que hace es mejorar la oferta de servicios. Si la mejora, aumenta la demanda”, explicó.

Urquiza dijo que en la operación se está viendo un mayor dinamismo. Los jugadores del mercado están experimentando nueva tecnología, velocidad en la operación y los emisores se benefician con una doble promoción.

“Hoy el mercado de valores tiene mayor visibilidad que hace tres años. Ahora es interesante ver los resultados porque ya empieza el dinamismo de la competencia”, sostuvo sin dudar el responsable de la Bolsa Institucional de Valores.

valores@eleconomista.mx