La decisión del Reino Unido de salirse de la Unión Europea (Brexit), el 23 de junio, ha tenido un mayor impacto en su moneda, la libra esterlina, por ahora.

La divisa británica se ha debilitado frente al dólar y al euro.

En lo que va del año, la libra se ha depreciado 11.23% frente a la divisa estadounidense al pasar de 1.4736 dólares por libra a 1.3081 dólares por libra.

Desde su punto más alto, en julio del 2014, la libra esterlina ha caído 23.57 por ciento.

Frente al euro, la historia es similar. Entre del 31 de diciembre del 2015 y el 29 de agosto, la depreciación de la moneda inglesa es de 17.80%, al pasar de 1.4520 euros por libra a 1.1714 euros por libra.

Desde su punto más alto de los últimos cinco años, registrado en julio del 2015, el descenso es de 18.74 por ciento.

Lo que vemos es la gran caída de la libra esterlina por el Brexit, pero la mayoría de los mercados (accionarios) han estado bien. Buena parte de eso es porque el Reino Unido ha sido precavido y ha tomado su tiempo en términos de cómo manejar su salida , dijo David Lafferty director de Estrategias de Natixis.

Bolsa en ascenso

Mientras la libra cede terreno, la Bolsa de Valores de Londres está en pleno ascenso.

Cuando empezó el año, el FTSE 100, el principal indicador de la bolsa londinense, se encontraba en 6,242.32 unidades.

El 29 de agosto, se encuentra en 6,838.05 puntos, lo que representa un avance de 9.54 por ciento.

Una de las cosas que ayuda es que los británicos no han pedido el artículo 50, el cual es el mecanismo para iniciar la separación. Eso les dará más tiempo a los mercados para reaccionar, aunque, por ahora, los negocios van a estar operando en un ambiente de incertidumbre , explicó Lafferty.

El artículo 50 del Tratado de Lisboa prevé un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país de la Unión Europea.

Leve impacto en América

Los efectos del Brexit en Estados Unidos serán casi imperceptibles , dijo David Lafferty director de Estrategias de Natixis.

Hasta el momento, los indicadores accionarios más importantes de Estados Unidos, el NASDAQ, S&P 500 y Dow Jones, han marcado máximos históricos de forma consecutiva.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) ha seguido la tendencia alcista de los indicadores de Estados Unidos y ha marcado en el año una decena de máximos históricos.

Será más difícil ver qué implicaciones va a tener el artículo 50 cuando las negociaciones comiencen , explicó Lafferty.

mario.calixto@eleconomista.mx