Las bolsas de valores de Europa registraron fuertes caídas mensuales en noviembren, ante una nueva ola de Covid-19 que ha generado cierres de actividades en algunos países. A eso se sumó la preocupación por el descubrimiento de la nueva variante de Ómicron, que según Moderna, podría resistir las vacunas actuales.

La Bolsa de Madrid lideró las pérdidas, con una caída acumulada para su índice Ibex 35 de -8.31%, el más pronunciado desde marzo de 2020, en pleno auge de la pandemia. El italiano FTSE MIB retrocedió -3.95%; el DAX alemán, -3.75%; el londinense FTSE 100, -2.46%, y en la Bolsa de París, el CAC 40 cayó -1.60 por ciento.

En la jornada de este martes se registraron pérdidas considerables en los índices, luego de una aparente tregua el lunes del temor a la nueva mutación del virus global. A la presión se añadieron comentarios desde la Reserva Federal (Fed) sobre unas presiones inflacionarias que podrían no ser de carácter transitorio.

El director de la farmacéutica Moderna advirtió que la variante Ómicron de Covid-19 podría ser resistente a las vacunas actuales. La empresa Regeneron, desarrolladora de una de las primeras medicinas contra la enfermedad, informó que pruebas a su medicamente dieron señales de menor efectividad contra Ómicron.

"Las Bolsas de Europa tuvieron bajas generalizadas ante datos de inflación reportados por este bloque y dudas sobre el virus. Las autoridades de salud de Europa coninciden con las africanas respecto de que la nueva variante podría desatar una enfermedad menos aguda, pero las malas noticias prevalecen", dijo eToro.

jose.rivera@eleconomista.mx