El optimismo se ha generalizado hoy en la renta variable europea y ha diluido las alertas políticas latentes en los últimos tiempos. El índice paneuropeo Stoxx600 cotiza en sus cotas más elevadas de 15 meses.

Los récords históricos que registra Wall Street también encuentran réplica al otro lado del Atlántico. En la Bolsa de Londres el Ftse 100 se mueve en zona de máximos, por encima de los 7,300 puntos, con un balance favorable en lo que va de año próximo al 3 por ciento. Hoy ha repuntado un 0.38 por ciento.

Las subidas son más pronunciadas en el resto de índices bursátiles de referencia en Europa, y han permitido alcanzar por momentos niveles psicológicos. El Dax alemán, revalorizado más de un 4% desde el inicio del año, se ha movido durante la jornada de este viernes por encima de los 12,000 puntos, en zona de máximos desde abril de 2015. No obstante, al cierre ha caído un 0.13%, hasta los 11,963 puntos.

Las mayores subidas en lo que va de año se las anota el Ibex 35 español. Las ganancias del 7% han permitido reconquistar la barrera de los 10,000 puntos por primera vez desde diciembre de 2015.

En la Bolsa de París, a pesar de la incertidumbre aún previa a las elecciones de abril en Francia, el Cac 40 ha tocado los 5,000 puntos por primera vez desde noviembre de 2015, aunque ha cerrado finalmente en los 4,993 puntos (+0.24%). Desde que comenzara el año suma un 2.7 por ciento.

En la mayor Bolsa periférica, la de Milán, el índice Mib 30 cotiza cerca de otra barrera psicológica, la de los 20,000 puntos. Desde que comenzara enero ha podido recuperar parte de las pérdidas del 10% sufridas el año anterior. Hoy ha avanzado un 0.45%, hasta los 19,658 puntos.

La Bolsa de Ámsterdam también ha reconquistado en las últimas fechas otra cota simbólica, la de los 500 puntos. El Aex holandés no se movía en estos niveles desde el verano de 2015. A pesar de la incertidumbre previa a las elecciones de la próxima semana, el índice Aex consigue anotarse cerca de un 6% en lo que va de año.

Precisamente las menores alertas políticas han sido determinantes en la remontada que registra la renta variable europea. La mejora prevista de cara a citas clave como las elecciones francesas se enmarca además en un contexto económico mucho más favorable, como se encargó de resaltar ayer el BCE con el incremento de sus previsiones de crecimiento y de inflación.

estrategias@eleconomista.mx