Las principales bolsas europeas cerraron este miércoles con bajas pronunciadas, sobre todo afectadas por indicadores y circunstancias económico-comerciales poco estimulantes.

En Londres, el índice FTSE-100 perdió 1.49%, a 7,497.87 puntos, lastrado en particular por una caída del precio de los metales.

El DAX de Fráncfort tuvo un desempeño parecido, con un descenso del 1.58%, hasta 12,163.01 puntos, afectado por la crisis monetaria turca y de otras economías emergentes.

Más fuerte fue la caída del CAC 40 de la plaza parisina, 1.82%, hasta los 5,305.22 puntos, a causa de los temores de que se frene el crecimiento a nivel mundial y las distintas tensiones comerciales.

Asimismo, el IBEX 35 de Madrid cayó 1.26%, a 9,386 puntos por una baja de la cotización de la mayoría de los títulos que lo integran.

Las principales bolsas europeas abrieron al alza este miércoles, luego que la tormenta turca amainó ayer pero ni mucho menos se puede dar la crisis por superada, luego de la imposición de tarifas a productos estadounidenses por parte de Ankara.

Las medidas de apoyo del banco central turco han permitido a la moneda otomana tomar algo de aire, aunque las dudas en la economía turca y el efecto que tendrán los aranceles estadounidenses sobre su actividad siguen poniendo bajo presión al país del Bósforo.

Acciones también resienten caída

Las acciones europeas sufrieron el miércoles una ola de ventas luego de que Turquía duplicó los aranceles a la importación de algunos productos estadounidenses, mientras que el sector minero tuvo su peor día desde la votación del Brexit por una caída de los precios de las materias primas.

El sector automotriz fue uno de los más golpeados, empujando al DAX a mínimos en seis semanas luego de que Turquía duplicó los aranceles a los automóviles, los cigarrillos y las bebidas alcohólicas estadounidenses. El sector cayó un 1.9 por ciento.

El sector minero cayó un 4.2%, sufriendo su mayor descenso diario desde junio de 2016, porque una renovada ansiedad por las disputas comerciales sumó más presión sobre un sector ya golpeado por la caída de los precios del cobre.

Los resultados corporativos provocaron algunos movimientos significativos. Las acciones de Vestas subieron un 3.1% luego de que el fabricante danés de turbinas eólicas reportó beneficios operativos mejores a los esperados.

En cambio, los papeles de William Demant se hundieron un 11.4% después de que el fabricante de equipos de audio mejoró sus proyecciones de utilidades menos que lo que esperaba el mercado.

Las acciones de Atlantia, dueña de Autostrade per l'Italia, bajaron un 5.4% después de que el ministro italiano de Transporte pidió la renuncia de los más altos gerentes de la compañía que operaba el puente que colapsó el martes en Génova.

(Con información de Notimex y Reuters

abr