La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) terminó la primera jornada de la semana con un fuerte retroceso. Los inversionistas se mostraron preocupados por la propagación de la contagiosa variante Delta de Covid-19 y la posibilidad de otro golpe a la economía. Así, la plaza bursátil sufrió su peor retroceso en seis meses.

El referencial índice S&P/BMV IPC, compuesto por las acciones de las 35 emisoras con más valor por capitalización y liquidez en México, terminó la sesión con un retroceso de -2.10% al nivel de 49,096.47 puntos. En la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el índice principal FTSE BIVA cayó -2.11% a 1,007.34 unidades.

S&P/BMV IPC

Al interior del índice de referencia la mayoría de los valores terminaron la sesión con caídas, con 33 componentes en rojo y dos en verde. Los peores movimientos los tuvieron los títulos de la aeroportuaria OMA, con -4.33%; los de Grupo Bolsa Mexicana de Valores, con -3.88%, y Grupo Carso, que cayó 3.56 por ciento.

"La propagación de la variante Delta representa un riesgo mucho mayor para las economías emergentes donde las tasas de vacunación son bajas. Su aparición es un recordatorio de que quizá tengamos que aprender a vivir con la Covid-19 a largo plazo", afirmó el economista jefe de Capital Economics, Neil Shearing.

jose.rivera@eleconomista.mx