El bitcoin se depreciaba la mañana de este viernes más de 4%, después de que el banco central de Turquía prohibió el uso de criptomonedas y activos en moneda digital para realizar compras, citando un posible daño "irreparable" y riesgos en transacciones, en una inusual posición drástica ante el mercado virtual.

En una ley publicada hoy en el Diario Oficial, el banco central dijo que las criptomonedas y otros activos digitales basados en la distribución de tecnología más avanzada no podían ser usados, directa o indirectamente, en el pago de alimentos y servicios.

La decisión podría estancar el mercado de criptomonedas de Turquía, que ha ganado impulso en los últimos meses porque los inversores se han sumando a la remontada global del bitcoin, buscando enfrentar la depreciación de la lira y una inflación que alcanzó el 16% el mes pasado.

El bitcoin perdía 4.67%, a 60,466.06 dólares, tras conocerse el veto, que fue criticado por el principal partido de la oposición turca. Otras monedas digitales como el etéreum y el XRP, que tienden a reaccionar en bloque, retrocedían entre 5% y 8 pr ciento.

En su comunicado, el banco central dijo que los activos digitales "no estaban sujetos a ninguna regulación ni a mecanismos de supervisión de ninguna autoridad regulatoria central", entre otros riesgos mencionados.

Esta semana Royal Motors, que distribuye autos Rolls-Royce y Lotus en Turquía, se convirtió en el primero en el país en aceptar pagos en criptomonedas.

De todas maneras, las criptomonedas se siguen usando poco en el comercio local, a medida que se hacen cada vez más populares entre industrias globales, luego de que Apple, Amazon y Expedia las empezaran a aceptar como medio de pago.

Las acciones de regulación estrictas sobre las criptomonedas son raras en el mundo y la mayoría de las principales economías han tratado de aclarar las normativas. Operadores dicen que vetos como el de Turquía son difíciles de implementar dado que los mercados han ignorado las reglas anteriores.

Los volúmenes de comercio de criptomonedas en Turquía alcanzaron 218,000 millones de liras (unos 27,000 millones de dólares) desde inicios de febrero hasta el 24 de marzo, frente a poco más de 7,000 millones de liras en el mismo período de 2020, según datos de la firma estadounidense Chainalysis analizados por Reuters.