Grupo Bimbo reconoció que con la compra de la empresa Canada Bread, por 1,830 millones de dólares canadienses, se endeudará significativamente, restringiría el pago de dividendos, enfrentaría restricciones financieras y tal vez un incremento en los costos de los intereses.

En un reporte a los accionistas, la empresa panificadora más grande del mundo, dueña de marcas como Marinela, Wonder y Sara Lee, entre otras, detalló los retos que significarán la compra de la panificadora canadiense.

La capacidad de Grupo Bimbo para distribuir dividendos, financiar adquisiciones, expansiones, gastos de operación e inversiones, y simultáneamente mantener flexibilidad en la administración de su negocio, podría verse limitada de forma significativa , detalló en el documento.

Al informar a la Bolsa Mexicana de Valores, la firma destacó que para realizar la transacción cuenta con un crédito revolvente hasta por 2,000 millones de dólares, que puede ser utilizado en pesos también.

El financiamiento está dividido entre 11 instituciones bancarias nacionales y extranjeras, entre las que se encuentran BBVA-Bancomer, Banamex, HSBC, JP Morgan Chase, Bank of Tokio y Bank of America.

El crédito podrá ser dispuesto en dólares, o en dólares y pesos. El monto denominado en dólares devengará intereses con base en la tasa LIBOR más 100 puntos base; mientras que en su caso el monto del crédito denominado en pesos devengará intereses con base en la tasa TIIE más 75 puntos base , informó al público inversionista. Después de aclarar que las obligaciones de pago de Bimbo estarán garantizadas por sus principales subsidiarias operativas, se expuso que el crédito vencerá en marzo de 2019.

La compra de Canada Bread, que opera 25 plantas en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, donde aglutina a 5,450 empleados, podría concluir en junio próximo.

PRESIÓN EN EL MERCADO

En el documento Bimbo admite que si bien por sí misma la compra de Canada Bread no tendrá implicaciones fiscales, sus nuevos compromisos financieros para concretar la compra podrían tener algunas implicaciones negativas, como la generación de presiones en el precio de sus acciones colocadas en el mercado bursátil.

Asimismo, comentó que la contratación de dicho financiamiento podría implicar ciertas limitantes para contraer nuevos compromisos bancarios, además de reducir el pago de dividendos en determinadas circunstancias.

En la medida en que una parte significativa del crédito podría concretarse en dólares, una devaluación del peso también podría afectar la capacidad de la empresa para pagar el principal o los intereses.

Bimbo aseguró que la adquisición de Canada Bread tiene el propósito de fortalecer sus operaciones a nivel internacional, en vías de convertirse en uno de los líderes globales del segmento alimenticio.

La empresa mexicana explicó que si bien se encuentra en condiciones para concretar la operación, su capacidad de refinanciar dicha deuda en términos y condiciones favorables depende de varios factores que se encuentran fuera de control del grupo, como son las condiciones de mercado y la disponibilidad de recursos .

Dentro de esas consideraciones también se incluye la aprobación que todavía falta obtener a cargo de las autoridades canadienses, conforme a su Ley de Inversión de Canadá, la Ley de Mejoras Antimonopolio y otros estatutos regulatorios.

Bimbo presentará su informe trimestral hoy.

Infografia

[email protected]