Los precios del petróleo revirtieron sus ganancias y cerraron con pérdidas este lunes, después de que un sondeo estimó una mayor producción de la OPEP en noviembre y que la fortaleza del dólar pesara sobre la demanda de materias primas denominadas en esa moneda.

Otro factor negativo para el mercado fueron los datos del Gobierno estadounidense que no mostraron un declive significativo en la producción de esquisto en septiembre, pese a una constante caída en el número de plataformas de perforación.

Un descenso en los futuros de la gasolina y el diésel de ultra bajo azufre a medida que se acercaba la expiración del contrato a mes inmediato también se sumó al sentimiento negativo dentro del mercado.

Los futuros del crudo referencial Brent cerraron con una baja de 25 centavos, o un 0.56%, a 44,61 dólares por barril, tras avanzar casi un 1 por ciento.

Mientras, los futuros del petróleo en Estados Unidos perdieron 6 centavos, o un 0.14%, a 41,65 dólares por barril, después de avanzar a un máximo de sesión de 42.61 dólares.

Tanto el Brent como el contrato en Estados Unidos retrocedieron alrededor de un 10 por ciento en noviembre, con el exceso de suministros mostrando pocas señales de disminuir.

Los futuros del barril llegaron a subir más de un 1% más temprano en la sesión, ya que algunos operadores e inversionistas cubrieron la posibilidad de recortes en la producción y otras medidas que apoyen a los precios en la reunión del viernes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Viena.

Hasta ahora, la OPEP se ha mostrado firme en mantener su decisión adoptada el año pasado de producir petróleo vigorosamente para proteger su participación de mercado. Esto a pesar de la tensión financiera en el arquitecto de dicha política, Arabia Saudita, y advertencias de que el crudo podría caer hacia los 20 dólares por barril.

Un sondeo de Reuters este lunes estimó que la producción de la OPEP subió en 130,000 barriles por día (bpd) en noviembre y que el grupo bombeaba crudo por sobre su meta de 30 millones de bpd.

Datos del Gobierno estadounidense mostraron que la producción del país cayó en sólo 20,000 bpd a 9,326 millones de bpd en septiembre, aunque las plataformas de perforación han caído mucho más. (Reporte adicional de Karolin Schaps y Christopher Johnson en Londres.

[email protected]