Los miembros de la junta de gobierno del banco central de México vieron una desaceleración en el ritmo de crecimiento económico a finales del primer trimestre, según las minutas de la última reunión de política monetaria divulgadas el viernes.

El Banco de México dejó a finales de mayo la tasa clave de interés en un 4.50% por décimo novena vez, al notar señales de debilidad económica.

"La mayoría de los miembros de la junta coincidió en que la desaceleración que se ha observado en la economía de Estados Unidos y en sus perspectivas (...) apuntan a una moderación en el ritmo de crecimiento de la economía mexicana", explicó la minuta.

De hecho, la mayoría de los integrantes cree que la actividad económica mostró una desaceleración a finales del primer trimestre.

La junta de cinco miembros dijo también que siguen vigentes algunos riesgos inflacionarios y que seguirá vigilando las expectativas, así como los precios de los granos y las materias primas.

DOCH