Los precios del crudo subieron el martes, después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo pronosticó una mayor demanda en el 2018 y después de que Rusia y Venezuela confirmaron su compromiso sobre un pacto de recorte de bombeo para reducir el exceso de oferta mundial.

En su más reciente informe mensual, la OPEP también dijo que los dos huracanes que afectaron a Estados Unidos en las últimas semanas tendrían escaso impacto sobre la demanda.

El mercado evaluaba el impacto del huracán Irma sobre la demanda, pero los reinicios de refinerías tras el paso de su predecesor Harvey alentaban las expectativas de consumo de crudo.

La mayor refinería en Estados Unidos, en Port Arthur Texas, operaba a una tasa reducida, dijeron fuentes a Reuters.

El referencial internacional Brent subió 43 centavos de dólar, o 0.8%, a 54.27 dólares el barril. Su mínimo de sesión fue de 53.42 dólares. El contrato del West Texas Intermediate (WTI), ganó 16 centavos, o 0.33%, a 48.23 dólares el barril, tras bajar hasta 47.73 dólares.

Los inventarios de crudo en EU subieron casi el doble de lo esperado la semana pasada, ya que las refinerías redujeron su producción tras el paso de Harvey, en tanto, los de gasolina y destilados cayeron, mostraron el martes datos del Instituto Americano del Petróleo.

La Administración de Información de Energía publicará sus datos.

La OPEP dijo que su bombeo conjunto de crudo en agosto cayó en 79,000 barriles por día (bpd) desde julio, a 32.76 millones de bpd.

Si el cártel sigue produciendo a la tasa de agosto, el mercado vería un pequeño déficit de abastecimiento en 2018, frente a un superávit de 450,000 bpd que implicaba el reporte del mes pasado.

Además, los ministros de Energía de Rusia y Venezuela se reunieron en Moscú y confirmaron su compromiso con el acuerdo de reducción de bombeo. (Redacción)

valores@eleconomista.mx