El grupo petrolero británico BP anunció este martes haber reducido sus pérdidas netas en el tercer trimestre y entrevé una recuperación en la demanda de crudo pero sigue a la merced de la incertidumbre en los precios debido a la pandemia.

BP, uno de los pesos pesados del sector mundial de los hidrocarburos, registró una pérdida neta de 450 millones de dólares en el tercer trimestre y acumula pérdidas de 21,700 millones de dólares desde el comienzo del año, precisó el grupo en un comunicado.

El grupo había decidió repercutir en sus cuentas del segundo trimestre un cargo de 20,000 millones de dólares para reflejar la depreciación de sus activos debido al impacto a largo plazo de la crisis sanitaria en los precios del crudo.

Por lo tanto, sus resultados deberían ser menos malos ahora, a pesar de que en el tercer trimestre se vieron afectados por unos precios del petróleo que rondaban los 40 dólares, en comparación con los 60 dólares del año anterior.

Tras desplomarse en marzo los precios se recuperaron durante el verano.

Pero se siguen viendo afectados por la caída en la demanda mundial de oro negro, debido a la pandemia de coronavirus, y una oferta que sigue siendo abundante a pesar de los esfuerzos de los países de la OPEP y sus socios por limitar la producción.

Así, el grupo advierte que el ritmo de la recuperación es "incierto" y depende de la evolución de la pandemia, especialmente ahora que una segunda ola de infecciones comienza a golpear con dureza a Europa y Estados Unidos.