La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró la primera sesión de la semana con una fuerte pérdida. La plaza local retrocedió con fuerza para poner fin a una racha de cuatro jornadas consecutivas con ganancias y tras una semana positiva en la que acumuló un avance de 2.31%, además de llegar a su mejor nivel en más de dos años.

El referencial índice S&P/BMV IPC, integrado por las acciones de las 35 emisoras con más liquidez en el mercado local concluyó las operaciones con una caída de -1.34% a 48,072.62 unidades. El índice FTSE BIVA, el principal de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), cerró con una pérdida de -1.36% a un nivel de 984.19 puntos.

S&P/BMV IPC

Al interior del índice de referencia el balance fue negativo, con pérdidas para 25 de sus componentes y ganancias para los otros 10 valores. Los peores desempeños los tuvieron Grupo Carso (-4.55%), Cuervo (-3.99%), Peñoles (-3.75%) y Cemex (-3.19%), además de las aeroportuarias Asur, GAP (-2.66% y -2.40 por ciento).

De acuerdo con un reporte de la consultoría Metanálisis, el principal índice accionario de México se enfrenta a una resistencia en la zona de 49,000 unidades y una siguiente en el nivel de 50,000 unidades. El retroceso registrado en esta sesión puede considerarse una toma de utilidades cerca del nivel técnico relevante.

jose.rivera@eleconomista.mx