Al cierre de la semana, la aversión al riesgo a nivel global se disparó ante la presencia de una nueva variante del Covid-19, que se teme orille de nuevo al cierre de actividades.

Así, el viernes se vivió una jornada de ventas en los mercados financieros a nivel internacional. Las divisas de mercados emergentes perdieron terreno frente a instrumentos de refugio, como el dólar, los mercados accionarios cayeron y los rendimientos en el mercado de deuda libre de riesgo disminuyeron a medida que una mayor demanda aumentaba el precio.

Con este contexto, el inicio de semana en el continente asiático mostraba caídas en los principales índices asiáticos. El índice Nikkei 225 de Japón inició en 28,566.50 puntos, una pérdida de 0.65% a las 7:30 horas de la noche de la Ciudad de México. 

Por su parte, el índice de Hong Kong, el Hang Seng, abrió con un retroceso de 0.09% a los 24,068.37 puntos, mientras el Shanghai caía 0.32% y el coreano Kospi perdía 0.62% en 2,919.89 unidades.

Un viernes negro

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdió 175,722 millones de pesos en valor de mercado en una sola jornada el viernes, generado por el pánico en los mercados financieros globales por la nueva variante Ómicron del Covid-19.

El principal índice de la Bolsa mexicana, el S&P/ BMV IPC, cayó 2.24% y cerró en 49,492.52 puntos, por debajo de los 50,000 puntos por primera vez desde el 20 de julio. Por su parte, la Bolsa Institucional de Valores (Biva), perdió 2.29% a 1,019.39 unidades. 

Con estas pérdidas, los dos centros bursátiles de México cerraron con caídas semanales de 1.99% para la BMV y 2.01% para Biva, acumulando su tercera pérdida semanal en noviembre.

En Estados Unidos, el índice Dow Jones cayó 2.53% hasta 34,899.34 puntos, el S&P 500 cayó 2.27% a 4,594.62 unidades y el tecnológico Nasdaq Compuesto perdió 2.23% y cerró la jornada en 15,491.66 puntos. 

Descalabro

El precio del petróleo terminó con fuertes pérdidas. El referencial europeo Brent del Mar del norte cerró con un valor de 72.72 dólares por barril, lo que significó un descalabro de 11.55% en la sesión, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) se desplomó 12.66% para venderse en 68.15 dólares por unidad.

En ambos casos acumulan tres semanas de caídas consecutivas, el Brent perdió 7.82% en la última semana y el WTI bajó 10.45 por ciento.

ariel.mendez@eleconomista.mx