Luego de la crisis sanitaria por Covid-19 en el 2020, las acciones de las principales firmas automotrices que cotizan en el mercado bursátil acumulan una ganancia de 541,529 millones de dólares en valor de mercado este 2021.

Tesla llegó, incluso, al selecto grupo de empresas con más de 1 billón de dólares en valor de mercado. Este año ha ganado 314,094 millones de dólares con un incremento de 44.32% en el precio de sus acciones, que alcanzaron un precio de 1018.43 dólares y una capitalización bursátil de 1.022 billones de dólares.

La segunda automotriz más valiosa, entre un grupo de ocho analizadas, es la japonesa Toyota con 240,307 millones de dólares en valor de mercado. Este año ha ganado 46,676 millones de dólares y un incremento en el precio de sus títulos de 24.42% en la Bolsa de Japón. 

Volkswagen tiene el tercer puesto con un valor de mercado de 171,804 millones de dólares y una ganancia de 72,838 millones de dólares en el 2021. Sus acciones subieron 73.72% y cotizan en 295.50 euros en la Bolsa de Alemania. 

General Motors vale 83,285 millones de dólares y sus acciones suben 37.78% en el 2021. BMW avanza 22.42% y tiene una capitalización de 67,651 millones de dólares. Honda y Mazda, las japonesas, tienen ganancias de 18.54 y 51.01%, respectivamente, este año. 

El mayor aumento en el valor de las acciones es de Ford Motor Company con 81.34% en lo que va del 2021. Ha ganado 28,563 millones de dólares y totaliza un valor de mercado de 63,677 millones de dólares. 

Cipactli Jiménez, inversionista privado, comentó que “la gente piensa que las automotrices le están compitiendo a Tesla, pero la verdad es que es Tesla la que compite con estas empresas, ya que busca ganarles el dominio del mercado, aunque por capitalización las supera a todas, sin embargo, no les ha robado el negocio”.

Agregó que “dentro de 20 años, quizá, las otras automotrices ya hayan entrado por completo al mundo de la innovación y los autos eléctricos, lo que le robará el mercado a Tesla. Las personas prefieren los autos más accesibles como Ford, o General Motors, porque también las refacciones son más baratas y por otras razones”, detalló.

Amin Vera, subdirector de Análisis Económico en Black Wallstreet Capital, dijo que “lo que estamos viendo es el inicio de la cuarta etapa del mercado, la euforia, que es el indicador por excelencia de que el mercado bursátil seguirá al alza. La recuperación de las automotrices ha sido más lenta que la de otros sectores. Aunque tengan buenos fundamentales, la euforia del mercado las ha beneficiado”.

El consumo de bienes duraderos se ha dado con gran auge, comentó Amin Vera, debido a factores macroeconómicos.

Cipactli Jiménez dijo que hay una mayor recuperación económica, gran flujo de dinero y por ende, la gente consume bienes como los autos.

Retos del sector

Las automotrices, como Mazda, Honda y Toyota, se han visto afectadas por las regulaciones tanto en Asia como en Europa, porque son más estrictos con el tema ambiental. “La crisis de semiconductores, con una pelea constante entre oferta y demanda, que genera aumentos en los costos, es otro de los riesgos que pueden mermar el desempeño de las automotrices”, dijo Jiménez.

Según Amin Vera, aumentó el riesgo por el repunte del Covid-19 en China, lo que generaría disrupciones en las cadenas productivas del sector.

“Independientemente de los riesgos, la mayoría de las automotrices tienen un modelo de negocio estable, por lo tanto, son empresas sostenibles que van a seguir subsistiendo”, concluyó Cipactli Jiménez.

ariel.mendez@eleconomista.mx