Con el fin de diversificar sus fuentes de fondeo, un grupo de instituciones integradas a la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (Amfe) buscará el próximo año bursatilizar su cartera en conjunto.

En entrevista, el recién nombrado presidente de la Amfe, Enrique Bojórquez Valenzuela, informó que este grupo se conforma por cinco sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), de las cuales hasta la fecha no han tenido participación en el mercado accionario y prevé que para el primer semestre del 2015 dicha bursatilización esté lista.

Para diversificar las fuentes de fondeo, para incrementar el mismo financiamiento y la misma profesionalización del sector, estamos trabajando para empezar a bursatilizar cartera de un grupo de asociadas , explicó.

Agregó que a partir del 1 de enero del 2015 entrará en funciones como presidente de la Amfe.

El directivo, quien también es presiente de la sofom Financiera Agropecuaria, indicó que esta estrategia que tomará la Asociación en el mercado de valores era necesaria, ya que el estado actual de la economía en el país obliga a las entidades especializadas a innovar en productos por medio de una ingeniería financiera más compleja.

Algunas asociadas de la Amfe ya participaban en el mercado de valores y a agosto del presente año sumaron emisiones bursátiles por 35,390 millones de pesos.

La Amfe aglutina a 37 entidades financieras que en su conjunto suman activos por cerca de 192,502 millones de pesos, lo que representa 1.4% del Producto Interno Bruto.

Los sectores en los que trabajan dichas asociaciones son el automotriz, empresarial, personal, agroindustrial, microcrédito e hipotecario.

De acuerdo con cifras de la Amfe, a agosto del 2014 las asociadas sumaron más de 1,139 oficinas en toda la República y cuentan con una cartera superior a 18,601 millones de pesos.

Las sofomes son entidades que no cuentan con el permiso de captar recursos como los bancos, las sociedades financieras populares o las cooperativas de ahorro y préstamo, por lo que sus principales fondeadores provienen de la banca de desarrollo; sin embargo, al entrar al mercado de valores pueden recibir recursos por parte de los inversionistas institucionales.

Retos

Cuestionado sobre el mayor reto que enfrentará la Amfe para el próximo año, Bojórquez indicó que se buscará que la Asociación sea el brazo ejecutor de la banca de desarrollo para aterrizar todas las reformas estructurales aprobadas en este 2014.

Vemos momentos de gran oportunidad para las entidades financieras especializadas. Uno de los retos como Amfe es posicionarnos como una asociación confiable y seria para ser el conducto ideal para la banca de desarrollo para poder llegar a los sectores donde no llega la banca tradicional , explicó el directivo.

Queremos que el financiamiento realmente empiece a fluir a través de nuestras asociadas, porque prácticamente todas somos sofomes maduras, con bastante experiencia, con grado de calificación y con una serie de estándares crediticios que nos hacen confiables en términos generales , agregó.

fernando.gutierrezo@eleconomista.mx