En las últimas semanas, las cotizaciones del petróleo han mostrado altibajos drásticos propiciados por la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita y la paralización de las economías del mundo ante la pandemia del coronavirus.

Según el indicador mediana (que elimina el dato más alto y el más bajo) calculado por los analistas ANATEC-AMIB en exclusiva para El Economista, al cierre de diciembre del 2020, el nivel del crudo West Texas Intermediate (WTI) se colocaría en 30.59 dólares, casi cinco dólares por arriba de los niveles actuales.

Destaca también, la estimación de la mediana del tipo de cambio para el cierre del año, en 24.15 pesos por cada dólar, según los niveles del actual escenario.

Los analistas participantes en la encuesta, certificamos que el resultado de esta encuesta se basa exclusivamente en análisis técnico y sólo representa la opinión del analista, por lo que no necesariamente coincide con la opinión de la institución en donde trabaja y deberá ser considerada de carácter informativo. El contenido de esta encuesta no constituye una oferta, invitación o solicitud del analista ni de la institución en donde trabaja para comprar, vender o suscribir ninguna clase de activo financiero, o bien para la realización de operaciones específicas. El público inversionista que tenga acceso al presente documento debe ser conciente de que los activos incluidos en la encuesta pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que ni el analista ni la institución en donde labora asumen, ni asumirán obligación alguna derivada del contenido del presente documento, por lo que ningún tercero podrá alegar un daño, perjuicio, pérdida o menoscabo en su patrimonio derivado de decisiones de inversión que hubiese basado en esta encuesta.

Metodología 

La intención de la encuesta es plasmar las opiniones de los analistas con base en su experiencia profesional en el uso de herramientas e indicadores técnicos, para estimar el resultado esperado del dato puntual para finales del año. Se mostrará el valor máximo y mínimo de la muestra, y finalmente se realizará el cálculo del promedio y la mediana, para el dato de la última encuesta trimestral y el dato de la encuesta previa.

Lucero García (Citibanamex): Actualmente, el S&P 500 parece haber validado una importante resistencia en el porcentaje de 61.8% del retroceso de Fibonacci —dibujado desde sus máximos en febrero hasta sus mínimos en abril— punto donde también converge con su promedio móvil exponencial de largo plazo (PME 200 días).

Si en los próximos ajustes no logra registrar pisos más altos, estaría reforzando la tendencia bajista, misma que continúa vigente a pesar del fuerte repunte observado en abril. El primer soporte para tener en cuenta se ubica en los 2,735 puntos (mínimo del 21 de abril). Una ruptura de esta zona de respaldo podría implicar una caída incluso a niveles de los 2,675 puntos.

Sin embargo, en caso de un repunte, la primera resistencia en consideración yace en los 2,947 puntos y ésta corresponde al máximo de mayo (precio de cierre). Un rompimiento de este techo técnico facilitaría la recuperación de los 3,125 puntos.

Alfredo Huerta (Advalue): Hacer uso del análisis técnico en momentos críticos de mercados y coyunturas, te permite actuar muy a tiempo, aprovechando escenarios de riesgo y de oportunidades.

La corrección vivida desde finales de febrero en México y el mundo, permitió, por un lado, evitar deterioros en portafolios de inversión de clientes y en contraparte, dentro de un marco de alta volatilidad, tener la posibilidad de actuar con las reacciones en el mes de abril. Es muy difícil encontrar los puntos máximos o mínimos, pero a través de diversas herramientas técnicas, te permite reconocer momentos oportunos para actuar.

Si sabes combinar el uso del análisis técnico, reconocer sus ventajas y limitaciones, te ubica con una clara ventaja competitiva en el mercado.

[email protected]