Gruma tiene bajo control toda su operación, incluido el reparto de dividendos anunciado antes de la oferta lanzada por un porcentaje de papeles que no tiene en su poder de Gimsa, aseguran analistas.

La mayor productora de maíz y tortilla en el mundo, dio a conocer a inicio de semana que pretende adquirir 14.5% de las acciones de Gimsa que no son de su propiedad.

Según Citibanamex, la emisora proyecta continuar con la simplificación de su estructura corporativa deslistando las acciones de Gimsa en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Citi expone que la administración de Gruma confirmó que los pagos de dividendos no se verían impactados a raíz de la oferta o posterior adquisición de las acciones de Gimsa porque ya fueron anunciados y aprobados en la asamblea general de accionistas del 28 de abril.

Para deslistar sus acciones, Gimsa necesitará la aprobación de 95% de sus accionistas (posee actualmente 85.5% del capital social de Gimsa). Según la administración, las acciones en circulación de Gimsa (14.5%) no tienen accionistas que pertenecen a la familia controladora de Gruma , indica el análisis de Citi.

Consolidación

Para Signum Research esta es una transacción favorable para los accionistas de Gruma, ya que la empresa se consolidará como el accionista mayoritario de Gimsa, empresa con sólidos fundamentos y con una gran flexibilidad en cuanto a precios se refiere.

La valuación le pareció atractiva ya que Gruma valuó a Gimsa a un VE/EBITDA 12 meses de 6.1 veces, el cual es menor que las 10 veces de Gruma.

Citibanamex observa en Gruma cuatro factores de riesgo que podrían afectar su operatividad en el mercado, entre los que destacan una menor demanda en Estados Unidos de sus consumidores hispanos y, en general, menor demanda de consumo en México, descontrol de precios de la tortilla por parte del gobierno mexicano y los problemas de integración posteriores a fusiones en nuevos mercados.

[email protected]