Amazon dijo este jueves que sus ventas crecerán más lentamente en el tercer trimestre a medida que los clientes salen más de sus casas, un comienzo discreto del reinado del nuevo CEO, Andy Jassy, cuando los inversores esperan ver si puede dirigir a la minorista tan hábilmente como hizo Jeff Bezos durante 27 años.

Las acciones de Amazon cayeron un 5% en las operaciones posteriores al cierre tras conocerse los resultados.

El año pasado, muchos consumidores se quedaron en casa por la pandemia de Covid-19, lo que hace que la comparación sea difícil este trimestre, dijo el presidente financiero Brian Olsavsky en un conferencia telefónica con periodistas. Los clientes salen más a la calle y compran menos por Internet, añadió.

La empresa está trabajando para que los empleados se vacunen, pero no anunció ninguna regla. Amazon no ha hecho ningún supuesto sobre el aumento de los casos de Covid-19 en el mundo por la variante Delta, más contagiosa, pero espera que el virus se acabe y la economía siga remontando.

El cargo que heredó Jassy el 5 de julio nunca ha sido tan grande y complejo.

El trimestre pasado, Amazon anunció un acuerdo para comprar el estudio cinematográfico MGM por 8,500 millones de dólares, con lo que se expande a Hollywood al mismo tiempo que dirige una cadena de supermercados, construye un negocio sanitario y se enfrenta al escrutinio de los reguladores de todo el mundo.

Durante la pandemia de Covid-19, los compradores se dirigieron a Amazon mientras las tiendas físicas cerraban.

Amazon obtuvo ganacias récord, atrajo a más de 200 millones de suscriptores de fidelidad Prime y contrató a más de 500,000 trabajadores para hacer frente a la creciente demanda.

Ahora, el crecimiento vertiginoso de la empresa está empezando a remitir. Los ingresos aumentaron un 27% a 113,000 millones de dólares en el segundo trimestre, finalizado el 30 de junio, menos que la estimación media de los analistas, que era de 115,000 millones de dólares, según datos de IBES de Refinitiv.

Para el tercer trimestre, Amazon espera que las ventas crezcan como máximo un 16 por ciento.

La mayor minorista en línea del mundo había trasladado su bombardeo anual de marketing, el Prime Day, a junio de este año con la esperanza de vender más productos antes de que los compradores salieran de la ciudad de vacaciones de verano.

A pesar de que dijo que el evento fue el mayor período de ventas de dos días de la historia para los comerciantes de su plataforma, los analistas han observado señales de desaceleración de la demanda.

En Norteamérica, el mayor mercado de Amazon, las ventas aumentaron sólo un 22% en el segundo trimestre, frente al 43% del mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, Amazon Web Services fue un punto brillante. La división de computación en la nube que dirigía Jassy aumentó sus ingresos un 37% a 14,800 millones de dólares, por encima de las estimaciones de más de 14,100 millones.

Las ganancias aumentaron un 48% a 7,800 millones de dólares, las segundas mayores para un trimestre de Amazon.

Sin embargo, el tamaño de Amazon conlleva enormes desafíos y los costos siguen aumentando. La empresa ofreció un promedio de 17 dólares por hora -más del doble del salario mínimo-, además de primas de contratación para atraer a 75,000 trabajadores durante la escasez de mano de obra.

Además, ha dicho que planea aumentar los salarios de más de medio millón de empleados, con un costo de más de 1,000 millones de dólares, y al igual que otras empresas se enfrenta a la obstrucción de puertos y otras interrupciones en la cadena de suministro del transporte.