El precio del oro profundizó su caída este miércoles llegando a un mínimo de dos meses y medio, castigado por la fortaleza del dólar y ante el aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

El metal precioso al contado bajó 0.9% a 1,778.70 dólares por onza, uno de sus niveles más bajos desde finales de noviembre del 2020, mientras que los futuros descendieron 1.2%, a 1,778.20 dólares en Estados Unidos.

Índice dólar al alza

Jim Wyckoff, analista senior de Kitco.com un sitio de análisis de metales preciosos, expuso en una nota que ayer los futuros del lingote bajaron y tocaron un mínimo de 2.5 meses, siendo el principal factor negativo el aumento en los rendimientos que están pagando los bonos estadounidenses.

Añadió que la fortaleza que ha cobrado el índice dólar y una postura técnica en deterioro a corto plazo en el oro también animaron a los vendedores del metal amarillo este miércoles.

“El mercado está mostrando un interés de compra limitado en un mundo que actualmente no tiene un incidente internacional importante y en el que los mercados bursátiles mundiales son en su mayoría sólidos”, comentó Wyckoff.

En lo que va del presente año, el índice dólar, que mide la fortaleza de la divisa estadounidense frente a seis monedas de referencia, ha subido alrededor del 1.40%, lo cual contrasta con la caída del 5.7% en el precio del metal dorado.

Lyn Alden, fundadora de la empresa de inversiones de Lyn Alden, dijo para Kitco.com, que “el oro no es puramente una cobertura de inflación, sino también una cobertura contra las tasas de interés reales y el aumento de los rendimientos de los bonos que ha superado el crecimiento de las expectativas de inflación está pesando sobre el metal precioso.

Y aún los rendimientos tienen margen para subir antes de que intervenga la Reserva Federal, la cual podría adoptar un programa de control de la curva de rendimiento.

judith.santiago@eleconomista.mx